Pelota Cubana

El mejor sitio de béisbol cubano

Armando Johnson: ¨De lo sublime a lo ridículo¨

El gran Albert Einstein afirmó en una ocasión que, «Hay dos cosas infinitas: el Universo y la estupidez humana«. Quiero encontrar dentro de este escrito algún sinónimo más endeble de esta última característica para no herir sensibilidades e intentar describir lo ocurrido el pasado viernes 6 de enero en la Conferencia de Prensa con sede en La Habana. Lugar donde el Manager Armando Johnson dejó más dudas y decepciones que votos a su favor.

Recuerdo que cuando se anunció el nombre del Manager pinero al mando de las cuatro letras hubo muchos vítores y esperanzas por parte de los aficionados al beisbol cubano. Varios resaltaban las cualidades humanas de Johnson y su fructífera gestión de regresos al conjunto nacional de jugadores de Grandes Ligas, algo histórico en el Deporte Cubano en los últimos 60 años.

Recuerdo también que entre tanta algarabía por alguna razón, yo permanecía escéptico, pues sabía que Armando no la tendría fácil. Además, me causaba curiosidad como no solo él, si no su cuerpo técnico entero lidiaría con peloteros que le superan con creces en conocimientos beisbolísticos. Aun así, intenté mentalmente darle un voto de confianza, pero el primer destello de ¨brillantez¨ que hizo saltar las alarmas de mis sospechas sucedió en la Copa del Caribe.

En una entrevista, el timonel cubano afirmó que le había impresionado el nivel de los peloteros rivales en la Copa del Caribe. Un torneo el cual ganó Puerto Rico con un equipo que en su mayoría estaba confeccionado con jugadores semiprofesionales. Fue ahí cuando pensé, si le sorprende este nivel, cuando llegue el Clásico Mundial verá sus ojos inundarse de lágrimas y la impotencia de verse perdido le cobrará la paciencia. Pero sinceramente, lo que rompió el termómetro de las frases inverosímiles y carentes de razonamiento humano fue lo ocurrido el 7 de enero.

En que galaxia cabe un ser humano que entienda la justificación de que Yasmany Tomás no está en el Equipo Cuba debido a que ¨se eliminaba¨ con el patrullero central de las Medias Blancas, Luis Robert Moirán. Quién conozca tan solo un mínimo de beisbol sabe que Tomás y Luis Robert se parecen lo mismo que el sol y la luna. Lo dicho por Armando dejó entrever una ignorancia gigantesca en su persona que le ha dejado su imagen tendida por el suelo ante los conocedores del Beisbol en Cuba y fuera del archipiélago.

 

Lo peor, es que mucha gente alegó que solo estaba respondiendo lo que ¨le mandaron a decir sus jefes¨. Ahora, en caso de ser cierto esto, su imagen empeora aún más, pues nadie en su sano juicio balbucea semejantes disparates en televisión nacional. Pero, antes de cerrar, había que ponerle la guinda al pastel. Fue entonces que, (para no desmotivar a otros imagino) soltó la frase: ¨los grandes ligas no tienen su puesto asegurado¨. Al parecer el Sr. Armando Johnson se le olvida que estos hombres juegan a un nivel 10 veces más alto que cualquier pelotero que milite en Cuba.

Sinceramente, creo que lo peor que le pasó al Manager Cubano fue haber estado al frente de este conjunto. La imagen limpia que tenía ante muchos se ha empañado y no por temas políticos, ni mucho menos. Lamentablemente, la ignorancia, el desconocimiento y una de las dos cosas infinitas de la cual hizo gala, mellan con creces la reputación del pinero que en menos de un año terminó pasando de lo sublime a lo ridículo.

 

 

 

A %d blogueros les gusta esto: