Pelota Cubana

El mejor sitio de béisbol cubano

¿Por qué no se quedó Yuli Gurriel en el primer Clásico? (+Declaraciones).

El mundo del béisbol al mayor nivel conoció a un joven Yulieski Gurriel en el año 2006 cuando se dio cita en Puerto Rico y Estados Unidos para participar con Cuba en la primera edición del Clásico Mundial de Béisbol. «La Piña», en ese entonces con 22 años de edad fue un jugador clave en el subcampeonato de la Mayor de las Antillas.

8 de marzo del 2006, en el estadio Hiram Bithron de San Juan, Puerto Rico, Cuba debutaba por estas lides contra Panamá y desde ese momento «El Yuli» tomó protagonismo. Cuando se jugaba la novena entrada el partido estaba empatado a cuatro carreras y con mucha calma, el #10 depositó la esférica en las gradas, frente al ex-grandesligas Manny Acosta.

Terminó promediando .273 luego de 8 juegos y 33 veces al bate con 9 imparables, incluídos cuatro extrabases divididos en par de dobles e igual número de cuadrangulares. Fue una sensación, por lo que muchos a lo largo de los años se preguntaron: ¿Qué sería de Yulieski Gurriel si hubiera decidido quedarse en el 2006?

Se incluyó en el todos estrellas del torneo en la segunda almohadilla, compartiendo un listado junto a jugadores como Derek Jeter, Adrián Beltré, Ken Griffey Jr. e Ichiro Suzuki.

Con respecto a esto, se habló en la entrevista que le concediera Yuli a Modesto Agüero y Henry Morales en el canal de Youtube de la Familia Cubana, entrevista que poco a poco hemos ido llevándoles lo más íntegramente posible.

P. Modesto dijo algo importante, sobre el Clásico Mundial. Varias personas con las que conversé concordaron en algo, diciéndome que el plus de Yulieski era en el 2006 cuando Ernesto Jerez te bautizó como el fenómeno y todo el mundo se fijaba en ti. Mi pregunta es ¿Por qué el Yuli no dio el paso en ese momento?

R. «Bueno, yo en ese momento ni remotamente pensaba salir del equipo Cuba. En ese tiempo era un poco más difícil todavía en el sentido de que te hacían un poco más difícil salir principalmente en torneos así de envergadura. Cada vez que salía el equipo nacional había presión principalmente con los muchachos jóvenes que ellos sabían que tenían la posibilidad de irse. Yo recuerdo en ese torneo que el primer día (yo siempre he jugado mucho videojuegos) pusieron en el hotel, bueno, supuestamente hotel, porque en el San Juan estaban todos los jugadores y entonces en la esquina, habían unos bungalós así aparte separados de toda la gente por esas mismas razones increíblemente».

«Entonces descubrimos esa sala de juego y fuimos para allá a jugar muy contentos. Al otro día jugamos contra Panamá, tremendo juego y me fue muy bien y ahí fue cuando todo el mundo dijo ¿quién es este? Ellos pensarían que yo era un novato pero ya tenía hasta una Olimpiada pero para ellos no era usual ver atletas así de 20 años porque en Grandes Ligas no son muchos los que empiezan así con 21 o 22 años y para ellos era algo que no era muy normal».

«Recuerdo después de ese partido, al otro día, cuando voy para la sala de juego a primera hora me preguntaron ¿A dónde tu vas? Yo dije, bueno, voy para la sala de juegos que voy a jugar y claro, los peloteros son muy supersticiosos y me dije, si jugué ayer y me fue bien voy por el mismo juego. Me dijeron que no podía ir a jugar para allá, pero yo dije que no, que sí iba. La respuesta fue que me esperara un momento y ellos fueron a buscar la consola, el Playstation. Yo no sé qué hablaron pero me lo buscaron y me lo pusieron en la habitación para que no saliera más».

«Yo ajeno a todo y era bien difícil, después cuando pasamos a San Diego los peloteros y agentes de Grandes Ligas me lo insinuaban. Me preguntaban si no quería ir a jugar para allá y yo simplemente les decía que nosotros no podíamos. Después es que uno entiende que es lo que representaba uno en ese momento y de verdad que esa inexperiencia fue lo que hizo que yo no diera el paso en ese momento».

«A lo mejor hubiera salido en ese tiempo y mi carrera hubiera sido mucho mejor porque de verdad que uno quiere probarse en este béisbol estando en el punto ideal en esa etapa de 20, 22, 23 años que es la etapa donde uno está en su potencia física pero a lo mejor, no sé, mi hermano (Lourdes Jr) no pudiera estar hoy en Grandes Ligas. Por eso es lo único que me arrepiento porque de verdad me siento muy contento con lo que he pasado hasta ahora».

A %d blogueros les gusta esto: