Pelota Cubana

El mejor sitio de béisbol cubano

Yuli Gurriel se sincera sobre la comparación con Linares: «Me lleva hasta lo último ya».

No existe en Cuba una comparación con más polémica que la que envuelve a los #’s 10 más grandes (para la gran mayoría) de la pelota cubana. ¿Omar Linares o Yulieski Gurriel? Esa, es la pregunta que es protagonista en muchas esquinas y espacios cibernéticos, todo, propiciado por el gran paso por las mayores de «La Piña».

Ambos, debutaron bien jóvenes en la Serie Nacional de Béisbol, Linares, ganándose el sobrenombre de «El Niño», luego de ver acción por primera vez con solamente 16 años, alcanzando una hoja de ruta de 20 temporadas, donde dejó .368 (5962-2195) de average con 404 jonrones, 1.131 de OPS, 246 robos y 1221 impulsadas.

Para un enorme porcentaje, Omar es el pelotero con más herramientas que ha visto el campeonato nacional, sin embargo, nunca logró medir su enorme talento contra los mejores profesionales, aunque ya cerca de su retiro jugó tres temporadas en Japón (terminó con 36 años), promediando .246 (349-86) luego 132 encuentros con los Dragones de Chunichi, largando además 11 cuadrangulares.

Con el equipo Cuba, el hijo de Fidel Linares también fue protagonista, siendo parte de las selecciones nacionales que ganaron dos Juegos Olímpicos (1992 y 1996), tres Panamericanos (1991, 1995 y 1999) y cinco Campeonatos Mundiales.

En la mente de millones de cubanos está guardada la imagen de los tres cuadrangulares que le conectó a Japón en la gran final de los Juegos Olímpicos de Atlanta 1996, llevándose Cuba la medalla dorada luego de vencer 13*9 a los asiáticos. ¿Quién duda que Omar tenía todas las papeletas para ser un estelar en las mayores?

Por su parte, tenemos a un Yulieski Gurriel con otro enorme talento, debutando también muy joven y teniendo una actuación que ni su propio padre esperaba, promediando .300 (353-106) con 38 extrabases. De por vida, promedió .337 con 282 cuadrangulares y OPS de 1.017 luego de 15 Series Nacionales. Dejó a un nivel totalmente «fuera de liga» Cuba, alcanzando incluso los .500 de average, algo que hasta en el béisbol de más mínimo nivel resulta altamente complicado.

Con la selección cubana de mayores, estuvo presente en uno de los lugares sagrados, aquella plata en el I Clásico Mundial de Béisbol, mostrándose al mundo en ese entonces, a pesar de tener en su hoja de ruta la Olimpiada de Atenas, 2004. Las capacidades de Yulieski fueron mostradas, declarando incluso no haberse quedado en ese entonces por inexperiencia.

Después de todos los logros en Cuba, el espirituano, tal y como una vez lo hizo Linares, desbordó su talento y dejó bien pequeña la Serie Nacional, por lo que buscó en otros horizontes un verdadero medidor, algo que Omar solamente encontró en Japón con un nivel inferior.

Yuli llegó a las mayores con 32 años en el 2016 jugando solamente 39 partidos con los Astros. Pero en el 2017 tomó el protagonismo, promediando .299 (529-158) con 43 dobles, 18 jonrones y 75 impulsadas. «La Piña» fue superada en ese entonces por cuatro jugadores en las votaciones por el ROY (Judge, Benintendi y Mancini). En el 2019 conectó 31 jonrones, sobrepasando las 100 impulsadas (104). Alcanzó el título de bateo en la Americana (.319) y el premio «Guante de Oro» en la inicial. Ocupa además, dos anillos de Serie Mundial con los Astros (2017 y 2022), teniendo protagonismo también en postemporadas, siendo líder entre cubanos en varios acápites, firmando el camino de una leyenda cubana.

Como sabemos que esto no quedará aquí, vamos a dejarlos con el fragmento de la entrevista que le concediera Yulieski Gurriel a Modesto Agüero y Henry Morales en el canal de Youtube de la Familia Cubana, donde el espirituano confiesa su opinión acerca de esta comparación.

P. ¿Omar Linares o Yulieski Gurriel?

R. «Omar Linares».

P. Por esa última, ¿cómo llevas la comparación? Es inevitable…

R. «Me lleva hasta lo último ya (risas), increíblemente. Al final del día yo me siento también orgulloso y contento de que me comparen con un atleta como ese, con la leyenda que ha sido Linares. Todo el mundo sabe lo que ha sido y de verdad que me llevaba muy bien con él. Es díficil comparar etapas, como quiera que sea es bien difícil. Jugué con él un solo año, la primera temporada mía fue la única que pudimos jugar pero de verdad que es bien difícil pero me siento contento de que por lo menos me comparen con él. Yo siempre he tenido suerte para esas comparaciones, al principio siempre me comparaban con mi papá, después cada vez que salía un muchacho con buena proyección como Céspedes, Despaigne, hasta que llegó a Linares, lo que estoy seguro que no se va a acabar aquí».

«De verdad que me siento contento, tú miras los números de Linares y como quiera que sea, aluminio, pelota de pin pon, de lo que sea, son números impresionantes de la etapa que sea, donde haya jugado. De verdad que es un atleta digno de admirar».

A %d blogueros les gusta esto: