Pelota Cubana

El mejor sitio de béisbol cubano

Manager de los Dodgers asegura que el cubano Miguel Vargas jugará mucho en Grandes Ligas en 2023

Miguel Antonio Vargas de 23 años de edad, hijo del otrora tercera base de Industriales Lázaro Vargas cerró este 2022 como un año de ensueño con la organización de los Ángeles Dodgers. Logrando su debut en las Grandes Ligas, el pasado 3 de agosto. Así como ganador del premio al Jugador del Año en Triple A (el más alto nivel de Las Menores).

Sobre lo que la franquicia planea con él habló su manager, Dave Robert en «Starkville», un podcast del prestigioso medio de prensa The Athletic. Allí dijo:

Dave Roberts: “Miguel Vargas es alguien que va a jugar mucho con nosotros el próximo año. Ya sea que rompa (campamento) con nosotros o no, es un jugador que desarrollamos en la organización , el mejor prospecto, necesita una mirada y necesita una pista. Así que vamos a hacer eso por él”.

Eso es todo lo que un joven talentoso quiere oír del piloto de una de las organizaciones más poderosas dentro de la MLB. Pues sabe que le tienen confianza y solo resta entregar su máximo esfuerzo en el campo.

En lo que «artísticamente» se pudiera denominar como su «Opera Prima» en la Gran Carpa el prospecto cubano no desentonó.

Pues aunque por su puesto que en los 18 juegos que estuvo en el primer nivel se le notaba que era un Novato; también mostró muy buenas maneras. Su promedio no fue algo destacado pues lo fijó en .170 (8-47). Lo que si asombró a muchos fue su poder pues de esos ocho hits pegó un doble y un jonrón para impulsar a ocho corredores hacia la registradora.

Dónde si se le vio como todo un establecido fue en Triple A, con los Okahoma City Dodgers. Allí como ya habíamos dicho, fue seleccionado el Jugador del Año.

En la campaña finalizó con 84 carreras empujadas en la Triple A para llegar a 265 de por vida en el Sistema de Granjas de las Grandes Ligas. Vargas ha conectado 133 indiscutibles de ellos 32 dobles, cuatro triples y 17 vuelacercas además de anotar en 100 ocasiones. La línea ofensiva del infielder cubano fue de .304/.404/.511 (AVE/OBP/SLU) con lo que le valió el llamado a la Gran Carpa por parte de Roberts.

El hijo de Lázaro Vargas recibió en la contienda un total de 71 bases por bolas y se ponchó en 76 oportunidades en 438 visitas al cajón de bateo en los 113 desafíos que vio acción. Con sus batazos recorrió un total de 224 bases y mostró un estupendo OPS de .915. Estos números lo llevaron a obtener el galardón de Mejor Jugador del Año en la Triple A, sin duda alguna una excelente noticia para él en su primera (y puede ser la última) campaña en este nivel.

A %d blogueros les gusta esto: