Pelota Cubana

El mejor sitio de béisbol cubano

José «Candelita» Iglesias: Ojalá en algún momento de mi carrera pueda jugar para los Marlins

La seguridad defensiva es lo que ha caracterizado el juego del campo corto José Antonio Iglesias, «Candelita», desde que lo hacía para el extinto equipo de los Vaqueros de La Habana en las Series Nacionales en Cuba.

Pero su ofensiva en los últimos años ha crecido bastante. A tal punto que de por vida en Las Grandes Ligas presenta un promedio de bateo de .279 cuando está transcurriendo su oncena campaña en el mejor béisbol del mundo.

Precisamente, en este 2022 le ha tocado llegar a una nueva organización, los Colorado Rockies, la sexta franquicia en su hoja de servicios en la Gran Carpa y hasta el momento que se escriben estas líneas su average está fijado sobre los .300 (.303). Quizá su punto débil esté siendo la producción de largometrajes porque aún no llega su primer cuadrangular aunque sí ha pegado 15 dobletes y remolcado 18 anotaciones.

Sobre cómo le va al equipo, cómo trabaja para mantener sus números durante varios años y dónde le gustaría estar en un futuro dentro del béisbol, conversó José Iglesias con Pelota Cubana en una entrevista que a continuación ponemos a su disposición:

-En lo personal, vas muy bien, pero el equipo no tanto.

«En general, uno solo puede hacer lo que controla al final del día. Como equipo estamos saliendo a competir, tenemos muchas cosas que mejorar, pero en lo particular me siento muy bien, saludable, en el mejor momento de mi carrera. La salud, la manera de jugar, estoy muy contento».

-Tu ofensiva no es obra de casualidad, ya es algo sostenido lo de tus números.

«Es el resultado de un trabajo, de un sacrificio para tener resultados a este nivel; porque te enfrentas a los mejores del mundo. Me siento orgulloso del cambio que he hecho como pelotero en mi carrera, especialmente con el bate. Ya llevo haciéndolo bien varios añitos. No lo tomo suave, trabajo duro como si fuera el primer día y soy muy duro conmigo en ese aspecto».

-Tu contacto es uno de los más altos del béisbol, más del 85 por ciento.

«No puedes batear si no haces contacto. A veces tienes la suerte de encontrar el hueco, a veces no, pero la persona que pone el bate en la pelota tiene derecho a batear. En este punto de mi carrera me enfoco más en la disciplina en el plato, más que en el contacto. Me enfoco en batear más strikes. Eso ayuda a mejorar esos números que hoy en día son vistos con atención. Miami sería un lugar espectacular para dar mi primer jonrón».

Mejorar esto, mejorar aquello, ¿siento que me hablas como si fueras un novato?

«El juego ha cambiado mucho, demasiado, y uno para mantenerse y crecer, como lo quieras llamar, uno tiene que hacer ajustes. Cada jugador tiene cambios que hacer y cada organización tiene una meta. Definitivamente, el juego ha cambiado y se buscan cosas que antes no se buscaban. Si las puedas encontrar para seguir en el bote, hazlo».

Por aquí pasaron Troy Tulowitzki, Trevor Story, ¿cómo llevas la responsabilidad?

«Nada nuevo, me siento muy contento de estar en este equipo. De hecho, el violeta es el color favorito de mi hija».

-Se dice que si Colorado no levanta, te podrían cambiar.

«Es triste, porque yo quisiera que este equipo ganara, pero al final del día es un negocio, una propuesta. La verdad que no es la primera vez que paso por eso. He experimentado tantas cosas en Grandes Ligas. Para mí no es nada nuevo. Quiero que este equipo gane, pero si otro requiere mis servicios, también estaría contento».

-En 11 temporadas solo has jugado nueve juegos en Miami.

«Me encanta dormir en mi cama, despertar con mis hijos, mi familia. Ojalá algún día, en algún momento de mi carrera pueda jugar para los Marlins. Es otra dinámica. Se siente bien, la comunidad aquí siempre pendiente, que quieren venir a verme. Es una vibra bonita y me gustaría experimentar eso de quedarme en casa, de jugar en frente de mis cubanos, de mis latinos».

A %d blogueros les gusta esto: