Pelota Cubana

El mejor sitio de béisbol cubano

Johnny Trujillo: «Nací en Oriente de Cuba, pero mi papa nació allá en Dominicana y tengo béisbol por todos lados .»

Johnny Trujillo is una figura iconica en la pelota dominicana y uno de los narradores más querido en Quisqueya. Desde el 1997 el antillano está narrando juegos en la República Dominicana.

Su estilo agresivo y actualizado lo tiene en la cima de los comentaristas deportivos en RD y sus ocurrencias espontáneas le encantan a los televidentes. Con frases como, “Ahora que me dices, que me cuentas”.“Aquí estamos, así somos y así seguimos” y “Adiós pelotica de mi vida”, el nativo de Santiago de Cuba se ha ganado el amor de los fanáticos del béisbol en Caribe.

Trujillo trabajó tres años para Habla Hispana en Italia dándole cobertura a Liga Mundial de Voleibol y dos años en la Liga de Béisbol Universitaria. El cubano también ha trabajado en cuatro juegos Centroamericanos y tres Panamericanos y Mundiales de boxeo.

Trujillo estudió en el Instituto Superior de Educación Física de Cuba. Durante su tiempo en Cuba trabajó en la CMKC de Santiago, CMKW, Radio Rebelde, Telerebelde y Canal 6. Hoy en día Trujillo narra partidos de los Mets de Nueva York en ESPN con Máx Pérez-Jiménez.

Johnny, ¿Cómo comenzaste a hacer el locutor?

Bueno, yo comencé hace muchos años, sí, pero no soy tan viejo ¿no? (risas) y entonces yo estaba en el Instituto superior de deportes, yo estudié deportes en Cuba, aprendí todos los deportes, educación física, deporte en general, menos futbol americano. Y entonces, pero yo desde muchacho me gustaba la locución, la narración. Yo tenia un hermano que jugaba beisbol y entonces fui muy amigo de los jugadores yo siendo mas joven, por supuesto, más muchacho, de jugadores de la talla de Agustín Arias, Eusebio Bravo que fue un tremendo 3ra base, para mi el mejor 3ra base defensivo que ha tenido Cuba, también de los Telemaco aunque ellos ya eran mayores y nada, incluso cuando yo estaba en el instituto de deporte Conrado Marrero el “Connie” era el entrenador del oriente en Cuba, y entonces un día Eri salgado le dice “Marrero, Connie, mira el flaco ese” porque yo era un flaquito me tira, con un tabaco en la boca me dicen “tira duro por 3 inning” (risas) y entonces nada, conversamos un ratico ahí y sin embargo ahora tu sabes, el tu ser lanzador de un inning, de dos inning, de tres inning, preparador, relevista, the hall, para mantener la victoria se usa mucho, en ese tiempo no se usaba, y Marrero dijo eso, y después yo me quedé pensando durante tanto tiempo “Caramba, pero yo pude haber lanzado tres inning como decía él o dos inning” ¿verdad? Porque ahora mismo un pitcher de dos inning un relevista intermedio un preparador ese es su trabajo exclusivamente pero antes incluso cuando Marrero lanzaba con los senadores de Washington tampoco existía ese tipo de trabajo específico para un lanzador.

Y nada, y así comencé y siempre en el colegio en las Matas. Yo tengo un tío, está vivo todavía tiene como 96 años el “Chino” Conte, el chino Conte me decía el otro día, que hablaba con tabito un primo mío, hijo de él y decía, “pero yo recuerdo ese loco cuando se subía en la mata “aquí nosotros, la pelota, telemaco, que laffita…” y así empezó todo y por ahí arrancamos realmente hasta que después ya pasamos lo que es la, salimos del instituto de deporte y pasamos a la escuela de narración, que fueron seis meses y tuvimos unos buenos profesores desde Eddy Martin ya fallecido, un cubano, Rubén Rodríguez que fue comentarista y compositor además, todavía yo tarareo algunas canciones de él, Pepe Quevedo fallecido ya también en Miami, y entonces la parte técnica andaríamos Oscar (…) Internacional de boxeo aprendí mucho con Oscar Boronac aprendí mucho con Antonio Yoga un dramaturgo porque en ese tiempo en Cuba enseñaban actuación, aprendí mucho con Daryl Barrero un actor, con dicción, con Vitelio Ruiz uno de los grandes doctores de lingüística que fue uno de los profesores, bueno , ese fue mi comienzo realmente en las escuelas, me decían “el loco” antes (risas).

Johnny, naciste en Cuba.

Nací en Oriente de Cuba.

Si, pero tienes enlaces con la República Dominicana, ósea, eres de ascendencia dominicana… ¿no?

Exacto, sí.

Cuéntanos de esos dos enlaces.

Bueno pues, tengo beisbol por todos lados y deporte (risas) este, claro mi abuelo era dominicano, no conocí a mi abuelo, mi papa nació allá en Dominicana cerca de San Cristóbal mi abuelo, entonces se lo llevo a Cuba muy joven como a los 13 años creo que tenía ósea papi tuviera ahora ciento y pico de años ¡nose!

Y entonces, de ahí viene mi enlace con mi familia dominicana familia también de los Trujillo el que fue presidente también de la República Dominicana. Rafito, y bueno todos esos muchachos, Rafa y Rafael que en paz descanse, primo mío y ese es mi enlace y todo. Yo llegué a dominicana primero en el ’83, después no podía regresar y después volví. Estaba yo en Italia narrando el voleibol para Habla Hispana y entonces volví a dominicana y ahí decidí quedarme sin problemas me dijeron usted puede quedarse y sigo normal. Estuve mucho tiempo con ir sin ir, y regrese como 10 o 15 años después y no he ido más.

¿Cuándo tu decidiste emigrar de Cuba? O sea, ¿cuándo tu dijiste “yo tengo que emigrar a Dominicana”?

Especialmente, yo estaba en el ’94 narrando… yo ya había narrado la serie mundial juvenil en el park de Windsor de Canadá y entonces allí yo ya conocía por referencia y lo había visto también a Tejeda un promotor ex jugador de beisbol dominicano también a Diego Carmona que también allí estuvo José Pimentel, “Pepe” Pimentel, Pimentel había sido chofer de Trujillo el que era presidente que también estamos emparentados, por supuesto, y entonces habíamos conversado. Cuando yo regresé de Italia, voy a la Habana, y de la Habana voy y yo ahí fui a narrar el baloncesto a Republica Dominicana porque yo tenia todos mis gastos pagados yo ya sabia donde me iba a quedar tenia un gran amigo dominicano también con familia mía José Cabrera que fue un gran jugador de beisbol dominicano muy amigo también de Fermín laffita, de Capiró, de toda esa gente y entonces, ve que no hay problema con los parientes. Yo fui a narrar a dominicana en el ’95 y después llame a Cuba “me voy a quedar un tiempo aquí” entonces no me dijeron nada me dijeron que tenia que llamar a relaciones internacionales yo llamé y hable por mediación del colega mío Diego Méndez y hablamos y Diego me dijo “aquí dice que tu no tienes problemas” y de ahí empecé, me quede trabajando en Dominicana desde que llegué empecé a trabajar en el periódico “El Caribe” narré el beisbol, el softbol también con la Radio BC y de ahí entonces pase al circuito internacional que era de radio “Clarín” ahí estaba ya Billy Berroa, Billie se va para los Mets acá en Estados Unidos y Zac Lift que era el dueño de “Rayo centro” me dice “ tu te quedas narrando por Billy” y ahí entré yo a narrar con Osvaldo Rodriguez Suncar, el desaparecido Tano Martino y de ahí para delante narré con ellos también empecé en la pelota invernal dominicana a narrar con varios equipos, después me quedé en el ’95 y me he sentido muy bien, me he sentido en familia yo soy de la gente que me adapto rápido y Victoria también, por mi familia, y por mi adaptación Dominicana se parece mucho a Cuba fundamentalmente a la parte oriental.

El momento más memorable detrás del micrófono, ¿Cuál fue para ti?

Bueno, yo he tenido muchos momentos, imagínate he narrado centroamericanos, panamericanos, he narrado campeonatos mundiales. Para mi, no fue en beisbol sino fue en Italia cuando yo narré la final junto a René Navarro para mí el mejor narrador de habla hispana del voleibol mundial creador de muchas frases y fue ese partido de Cuba, precisamente frente a Italia. Fue una final donde Italia tenia a muchos jugadores como Andrés A, ahí estaba bueno toda la constelación Lucas Cantagalli que fue uno de los grandes del voleibol mundial y entonces quedamos en 2do lugar, Cuba en ese momento. Eso fue lo mas grande que yo he tenido de la narración a pesar de que también en el beisbol, en el boxeo yo narré boxeo en Nicaragua, narré beisbol en Cuba, narré beisbol en Canadá narré en…

¡Mira! Cuba jugaba, entonces yo estaba narrando el partido de Cuba contra Estados Unidos, Marianito Gonzalez jugador cubano que fue el que tocó sorpresivamente, y entonces cachao de Liz un exjugador profesional cubano el que dirige al equipo. Y entonces Alex Fernández el cubano-americano estaba en 3ra jugando y pasa a pitcher y Marianito Gonzalez con un hombre en 3ra, dos outs y el partido empatado, toca la pelota, en un toque suicida, anota y le queda la pelota en la mano y Cuba ganó ese partido. Eso también fue un partido muy emocionante, hay más, en boxeo y todo, se me iría la tarde entera conversando.

¿Johnny te gustaría un día narrar un partido de la Serie Nacional?

Bueno pues, yo he recibido algunas propuestas. Te voy a decir algo ahora que tú dices eso. Yo narrando en República Dominicana, el vivo lo tuyo invernal en Cuba, pasaban mis partidos, yo no lo sabia lo que nos quitaban eran los comerciales, los spots, los anuncios. Y entonces un día yo recibo un correo de Carlos Marrero y de Johnny Rivas, Juan Antonio Rivas, el estadístico de la pelota que estaban pasando allá mis partidos en un canal de allá tele rebelde los domingos, después de las 8 de la noche. Y entonces yo le digo “Ah no sabía” entonces me pasaron, no es como ahora que hay WhatsApp, que hay Instagram que hay de todo. Entonces me pasaron un pedacito por los megas que cabían por el Gmail y yo lo escuché y dije “¡Oh!”. Entonces lo saludé a ellos, cuando los saludé a ellos se formó un lio porque querían que los salude de Santiago, de Santa Clara, de ¡todos lados!

Y ahí yo estuve yo narrando, transmitiendo y eso fue muy importante, me sentí bien digo tu sabes como soy yo, yo me llevo bien con todo el mundo. Lo que quiero es que todo el mundo también tenga las mismas posibilidades que he tenido yo, no solamente como cubano-dominicano como dominico-cubano, sino los que están allá también.

Y nada, la pregunta tuya pues si un día me invitarían yo lo analizaría y vería las condiciones también porque no solamente ir porque soy Johnny Trujillo y voy a narrar, que trabajo con los Mets ¿no? Yo también tengo que pensar también en otras personas y en otros también que necesitan saber porque yo voy a narrar y porque no voy a narrar…ósea, tu me entiendes, ¿no?

A %d blogueros les gusta esto: