Pelota Cubana

El mejor sitio de béisbol cubano

Adolis García: doble y espectacular fildeo en remontada de Texas

El encuentro entre los Marineros y los Rangers parecía que sería un poco más de lo mismo que los encuentros pasados para el conjunto texano, pero no fue así. Esa garra, ese poder, esas ganas que tanto pedían los aficionados de Los Vigilantes salieron a relucir en una épica remontada que tuvo a los cubanos Andy Ibañez y Adolis García como protagonistas.

La victoria se selló con marcador de 8 carreras por 6 y varios fueron los factores que influyeron en el triunfo para cortar la racha de 4 derrotas al hilo que traía el conjunto de Chris Woodward. La primera y creo que la más solicitada fue el aguante del pitcheo relevo, el conjunto de Texas llevaba varias jornadas donde su pitcheo de segunda línea no aguantaba los envates de las baterías rivales. Pero, esta fecha tras la salida del abridor Tylor Hearn mantuvieron a raya a la ofensiva de Marineros permitiéndoles 1 sola anotación en 6 entradas.

En cuanto a la ofensiva,  Nathaniel Lowe marcó el ritmo de la música y conforme a su fabuloso momento con el bate se fue de 5-3 con empujada y anotada. Ahora el 1ra base de Los Rangers matiene línea ofensiva de .396/.431/.889, de las mejores del conjunto. Otro que destcó fue Nick Solak volándose la barda por segunda vez en la temporada ante el pitcher abridor y empujando par de carreras que encendieron la llam de la remontada en el T-Mobile Park de Seattle.

 

Los cubanos Andy Ibañez y Adolis Garcia también aportaron a la causa y ambos en momentos muy oportunos. Como para cosa de locos el dúo antillano disparó un doble remolcador respectectivamente ante el pitcher abridor Marco González contribuyendo al racimo de 6 anotaciones hechas en el 5to inning y que a la postre fue definitivo para la victoria de los Rangers.

Un apunte extra fue el espectacular fildeo de Adolis García en el jardín central en las postrimerías del juego. El avileño fue tras una línea envenenada de J-Rod y en corrida espectacular se lanzó de cabeza como si no hubiera un mañana capturando la pelota. El espectacular fildeo provocó la risa de incredulidad del bateador y el aplauso del T-Mobile Park.

 

A %d blogueros les gusta esto: