Pelota Cubana

El mejor sitio de béisbol cubano

La Federación Cubana de Béisbol emite comunicado sobre la ACPBP.

La Asociación de Peloteros Cubanos Profesionales fue creada hace unas semanas y en ese breve período de tiempo se ha llevado los reflectores mediáticos del béisbol internacional. Varios Medios reconocidos como ESPN y USA Today se han hecho eco de la misión de un grupo de peloteros antillanos, tanto del pasado como del presente que ante la imposibilidad y discriminación de la FCB quieren armar un equipo Cuba independiente con los jugadores de ambas Orillas.

Tanto ha sido el golpe mediático de esta Asociación que el propio Presidente de la WBSC, Ricardo Fraccari,salió en la Televisión Nacional Cubana y comentó acerca de la misma. Hoy, en horas de la mañana Juan Reinaldo Pérez Pardo, ex comisionado del béisbol en la isla y actual Presidente de la FCB, sostuvo un encuentro con la prensa y en la cual emitió un comunicado acerca de la ACPBP.

Como es costumbre en los comunicados de la Federación Cubana, que no es independiente y si forma parte del gobierno cubano, se trata de tergiversar el objetivo de la ACPBP y se enfoca en el ángulo político, dejando lo deportivo a un lado. A continuación le reproducimos el mismo:

La Federación Cubana de Beisbol (FCB) ha conocido a través de medios de prensa sobre la creación de una autodenominada Asociación de Beisbolistas Profesionales Cubanos (ACPBP, por sus siglas en inglés).

Esta organización, anunciada en días recientes en la ciudad de Miami, ha admitido que sus objetivos son políticos y no deportivos, y una de sus primeras acciones consiste en presionar a las Grandes Ligas de Beisbol (MLB, por sus siglas en inglés) y a la Asociación de Peloteros de Grandes Ligas (MLBPA, por sus siglas en inglés) para usurpar el lugar que legítimamente pertenece a la selección nacional de beisbol de Cuba en el próximo Clásico Mundial de la disciplina que debe celebrarse en el año 2023.

Este propósito atenta contra las normas vigentes para la participación en eventos deportivos internacionales y, en el infeliz intento de presentar argumentos de justificación, se omiten deliberadamente verdades bien conocidas por los gestores de esta operación con indiscutibles intereses políticos y económicos.

Bastaría remitirse al artículo 19.2 (Capítulo 5) de los estatutos de la Confederación Mundial de Beisbol y Softbol (WBCS) para demostrar cuánta ilegitimidad lastra este intento:

«Los Miembros de Pleno Derecho de la WBSC son las únicas autoridades de cada país que seleccionan su equipo nacional y tienen el derecho exclusivo de representar el nombre, bandera y colores del país o territorio», precisa el referido principio.

Con esta maniobra, la ACPBP se empeña en ignorar que el Clásico Mundial no es ajeno a la WBSC y que Cuba, al amparo de la FCB, asiste desde su versión fundacional, disputada en el 2006, y tiene presencia asegurada bajo tales preceptos para la cita del 2023, por sus propios resultados.

Respondiendo a presiones de los sectores anticubanos encargados de manipular y dividir, los principales voceros de la ACPBP pretenden ahora por conveniencia evitar referirse a los verdaderos motivos por los que no se ha logrado mantener relaciones mutuamente beneficiosas entre la FCB y la MLB.

En ese sentido se impone recordar que varios de los voceros de la ACPBP son las mismas personas que atacaron con saña el Acuerdo firmado por la FCB y la MLB, a fin de garantizar el flujo regular de jugadores de Cuba hacia ese circuito e impulsar otras acciones de común interés.

Justo es recordar que mientras era mayoritario el reconocimiento a la posibilidad de que nuestros atletas recibieran el mismo trato asignado a los restantes aspirantes a acceder a la MLB, varios de los que ahora defienden los postulados de la ACPBP alzaron sus voces para condenarla, sin tener en cuenta a quiénes estaría destinada.

Luego, aplaudieron públicamente la irracional decisión del gobierno de Trump de inhabilitar el Acuerdo, desentendiéndose de lo que significaría, más allá de lo deportivo como contrapartida a la emigración ilegal, el tráfico de personas y otros riesgos contra la vida de sus compatriotas.

No fue la FCB la responsable de ese paso atrás, provocador de lógicas frustraciones cuando ya estaban diseñados otros y muchos de nuestros principales talentos identificaban una vía segura para poner a prueba sus aspiraciones.

Pero la ACPBP omite esos y otros hechos cuando nos acusa de trato discriminatorio hacia quienes juegan en la MLB y falta a la ética más elemental cuando anuncia al mundo su propósito ilegal de usurpar el rol asignado a nuestra federación.

Ratificamos la decisión de mantener un diálogo constructivo y respetuoso con jugadores de nuestro país actuantes en otros circuitos, incluida la MLB.

Seguiremos trabajando para facilitar el retorno de atletas a nuestras series nacionales y la presencia de algunos de ellos en el equipo nacional, como el que participó en el Preolímpico de las Américas. Estos y otros podrán ser tenidos en cuenta para el que conformaremos de cara al Clásico.

En un país, donde el beisbol es parte de su identidad nacional, la Federación Cubana de Beisbol seguirá comprometida con la historia de nuestro deporte y con sus atletas en la defensa de sus derechos.

A %d blogueros les gusta esto: