Pelota Cubana

El mejor sitio de béisbol cubano

Huella cubana en último anillo de los White Sox

Si los aficionados de los Medias Blancas de Chicago tuvieran una máquina del tiempo en su poder me arriesgaría a predecir que el año escogido es sin dudas 2005, especialmente el último trimestre del año. Esta temporada rompieron la maldición de Las Medias Negras y dos cubanos llevaron gran peso en el tercer título de la franquicia.

Orlando “el duque” Hernández y José Ariel Contreras unieron esfuerzos desde el box para convertir al venezolano Ozzie Guillén en el primer manager latino campeón de una Serie Mundial en la historia. Precisamente Ozzie fue quien rescató a ambos antillanos y les dio la confianza para que cogieran un segundo aire en sus carreras como profesionales.

Contreras vivió una temporada de ensueño desde el montículo al aportar 15 victorias y perder en siete ocasiones. El pinareño presentó un control exacto en las 204.2 entradas de actuación al solo regalar 75 boletos y propinar 154 ponches a los bateadores rivales.

El Duque tuvo balance parejo de 9-9 en su séptima zafra en las mayores. Con 39 años trabajó 128.1 inning con 91 contrario retirado por la vía del strike. El dominio de la zona era su arma letal, en 2005 el capitalino apenas concedió 50 boletos de libre tránsito. Ese año la franquicia finalizó la etapa regular con 99 triunfos y 63 descalabros.

Según muchos especialistas las puertas al triunfo las abrió Orlando Hernández cuando llegó en el juego dos de la serie divisional frente a los Medias Rojas de Boston realizó un relevo de lujo. Se jugaba el sexto episodio del tercer encuentro, amenazaban con bases llenas sin outs los de la ciudad condal. Ozzie Guillén le echó mano al Duque y este no lo defraudó al retirar en línea a los tres bateadores que enfrentó incluyendo el ponche cerrando entrada al jardinero central Johnny Damon.

Ese cotejo finalizó 3-0 favorable a los patiblnacos. En la Serie por el Campeonato de la Liga Americana dejaron en el camino sin muchos contratiempos a Los Angelinos de Anaheim. Los Astros de Houston de Rogers Clemens, Andy Pettitte y Lance Berkman fueron sus rivales en la Serie Mundial. El primer encuentro fue destinado para José Ariel Contreras quién se llevó su tercera victoria en esa postemporada.

El resultado final fue una barrida en cuatro partidos a los tejanos. Este es el anillo más reciente en la historia de la franquicia. Las esperanzas están puestas nuevamente en los cubanos para el 2022. En esta ocasión no son lanzadores, pero si constituyen piezas fundamentales en la alineación ofensiva del plantel.  

A %d blogueros les gusta esto: