Pelota Cubana

El mejor sitio de béisbol cubano

Maels Rodríguez: “Sí creo que hubiera tenido un buen resultado a este nivel”

El derecho Maels Rodríguez es sin duda uno de los lanzadores más dominantes que ha pasado por las Series Nacionales. Además de haber sido el único pitcher en lanzar un juego perfecto en el béisbol cubano, Maels fue el primer serpentinero en tocar las 100 MPH con su recta.

El nativo de Villa Clara aún ostenta el récord de más ponches en una campaña con 263. Esa hazaña la logró en apenas 178 entradas durante la temporada de 2000-2001donde además ganó la Triple Corona de Pitcheo al quedar de líder en Juegos Ganados con 15 y en Efectividad con 1.77 por cada nueve innings.

Muchos lo recuerdan por su actuación en las Olimpiadas de Sydney y esas 13 entradas y un tercio sin permitir carreras mientras retiraba por la vía de los strikes a 22 bateadores rivales.

En general Maels vio acción en 8 Series Nacionales, ahí dejó récord de 65 y 45 con un formidable 2.29 de promedio de carreras limpias y 1148 ponches en 938 innings de actuación. Desgraciadamente el cubano nunca pudo probarse en el mejor béisbol del mundo, su salud se lo impidió.

Hoy funge como entrenador en su academia 100 MPH Club. Pelota Cubana tuvo la oportunidad de conversar con el antillano sobre varios temas, entre ellos el proceso de convertirse en entrenador.

¿Cómo te va de maestro en tu club de 100 millas por hora?

«Bueno es una experiencia única, ya uno pasa de ser atleta a enseñar, creo que es algo bien bonito porque ves el trabajo que se hacía con uno cuando estaba en la etapa de atleta,trabajar con los niños, ver el rendimiento cómo va creciendo, ver el fruto de tu trabajo; creo que, como dije antes es único y lo estoy viviendo»

Básicamente cuando tú te retiras porque ya no puedes más, ¿tenías eso en la mente o es algo que te llegó natural, lo de ser coach?

«Bueno, creo que viene por el empuje de la familia, la familia me decía “tu eres una persona que no eres tan bruta, que puede, tú sabes cómo es” Dentro del mundo del deporte había estudiado, hice licenciatura en Cuba en el deporte, aquí hice rehabilitación y terapia para conocer un poco más de lo que era mi brazo, y entonces eso me ayudó a ya irme convirtiendo en entrenador y trabajar con peloteros de un poco de más desarrollo, algunos que están firmados en muchas organizaciones y otros como los que tengo ahora en la academia. Es algo que vino según el tiempo, no fue planificado, el terreno por un tiempo me dio frustración porque ver lo que podía lograr y de momento no poder trabajar fue algo difícil. Pero nada, vino poquito a poco y creo que esta etapa de la vida ha sido bien bonita como te dije, y la parte de entrenador me ha venido bastante bien»

Ahora, cuando dices y vamos a jugar un poco con esto que no eras tan bruto, yo creo que eras muy inteligente. Cuando tú trabajas, ¿trabajas lo físico y lo mental a la vez, trabajas más lo físico, trabajas más lo mental, cómo es tu método de enseñanza?

«Creo que tiene que llevarse todo a la vez, lo mental es sumamente importante porque al final la mente es la que domina el cuerpo: trabaja con lo físico, trabaja con el rendimiento; entonces si eres capaz de tener una mente fuerte, vas a tener siempre resultados, creo que ha sido una de las bases para que el rendimiento de los muchachos con los que estoy trabajando siga creciendo, ahí viene todo»

¿Cuál es la mayor deficiencia, la mayor carencia…? Y sabemos que tu mayormente trabajas con prospectos que vienen de Cuba porque son jóvenes todavía, ¿cuál es la mayor carencia que tu ves en estos muchachos que llegan o que están en los primeros años todavía en las menores?

«Que pasa que el beisbol en Cuba no se trabaja tan específico como es acá, acá ya habemos entrenadores que trabajamos más o le dedicamos mucho más tiempo. Allá se trabaja más en colectivo, cuando trabajas más en colectivo es un poco más difícil lograr el trabajo más específico con el atleta. Acá ya se trabajan cosas o deficiencias técnicas que quizás allá no se puedan ver porque no tienen la tecnología, hay muchas cosas que no han logrado todavía tener dentro de la isla, entonces cuando vienes acá ya está el video, está la formación más mental del muchacho y creo que eso es lo que nos ayuda a que el resultado sea mejor»

Si tú tuvieras que darle un consejo a aquel Maels Rodríguez que era pelotero, siendo este Maels Rodríguez que es maestro, ¿qué le hubiera dicho?

«Bueno lo primero era haber decidido venir antes porque hubiera tenido la posibilidad de jugar el mejor beisbol del mundo, creo que la experiencia aquí es única. Trabajar sobre lo mental sería muy importante ¿por qué razón? porque dentro de Cuba uno lo que está logrando es tirar, está pensando en el público, la gente; entonces… la inmadurez, trabajaría en eso, la madurez; que fuera un paso a la vez, no quisiera lograr cosas tan grandes sino que mi carrera se hubiera extendido un poco más»

Maels, ya te diste, ya te hubieses dado ese consejo, ¿qué hubiese sido de la carrera de ese Maels Rodríguez si hubiese tenido a este Maels Rodríguez como entrenador?

«Creo que quizá hubiera sido una carrera de éxito por lo que estoy viendo en Grandes Ligas por lo que yo podría traer. Habían muchas cosas a mi favor que me podían ayudar, aquí se trabaja mucho por ejemplo: la velocidad es sumamente importante, yo traía la velocidad; el rompimiento que uno tira o tiraba en Cuba, que es sumamente importante que era el slider, yo podía lograr slider entre 88 y 92 millas que por los resultados que estoy viendo en MLB en los pitchers es fundamental; trabajaría un poquito más con el cambio y eso, que es otro lanzamiento que se iría incorporando que me hubieran ayudado mucho pero sí creo que hubiera tenido quizás un buen resultado a ese nivel»

Maels, y yo entiendo lo que es ser humano en el sentido que, cuando tu tirabas 100 millas y tu veías 100 millas en la pizarra, ¿qué se sentía, pensabas que era lo máximo, pensabas que era algo…? Porque fuiste el primero en Cuba que se conociera al menos.

«Sabía que tiraba duro pero no era uno de mis enfoques la velocidad, trabajaba más para ir mejorando cosas más importantes como el control, los lanzamientos de rompimiento; entonces estaba bendecido porque podía estar tirando en un primer inning quizá alrededor de 96-97 pero podía estar tirando también el octavo o noveno inning todavía a esa velocidad, era bastante consistente. Entonces en realidad no me preocupaba tanto por la velocidad, sabía que tiraba duro porque los bateadores, el radar; todo estaba a favor mío, ¿no? pero no era algo que me obsesionaba, iba a jugar, iba a tratar de ganar. Era muy competitivo, siempre estaba tratando de mejorar lo que hacía, por eso creo que en poco tiempo logré muchas cosas porque competía conmigo mismo, “hoy dí 10 ponches quiero dar 12 en el próximo juego; hoy estaba quizás en la zona de strike un 60-70% quería trabajar para un 80” entonces esas cosas me hicieron ir mejorando y por eso fue que vinieron los resultados positivos»

¿Cuál es el mejor consejo que tú le das ahora, este Maels entrenador a estos muchachos que tienes tu aquí ahora?

«Que se vean como unos profesionales, al final este es su trabajo. Cada persona en el deporte, sobre todo en el beisbol es su propia factoría, es quien produce para él entonces tienen que darle importancia a esa maquinaria, si esa maquinaria no está funcionando bien no vienen los resultados, todo empieza en la cabeza. Creo que es fundamental ser firmes, ser consistente, importante la proyección que tengan, la anticipación; yo siempre hablo con ellos que tienen que estar anticipando todo lo que puede venir, eso los va a ayudar a que en el futuro los resultados sean muy buenos»

A %d blogueros les gusta esto: