Pelota Cubana

El mejor sitio de béisbol cubano

Miguel Cabrera: “Estoy bastante orgulloso de la carrera que he tenido”

Cuando se habla de Miguel Cabrera se habla de uno de los mejores bateadores que ha pisado un terreno de béisbol. A lo largo de sus 19 campañas en el mejor béisbol del mundo, el venezolano ha participado en 11 Juegos de Estrellas, ha ganado el título de bateo en 4 ocasiones, el Bate de Plata en 7, en dos ocasiones se llevó el galardón de MVP, en el 2003 ganó la Serie Mundial con los Marlins y en el 2012 se convirtió en el primer jugador en 45 años en llevarse a casa la Triple Corona.

Para los que prefieren los numeritos, Miguel, está a solo 13 imparables de los 3000, ha disparado 502 cuadrangulares, remolcado 1804 carreras, su OPS de por vida es 919 y promedio de bateo de 310. Con estos números y ese palmarés, Cabrera no tendrá complicaciones para entrar en el tan anhelando y selecto Salón de la Fama de Cooperstown.

Hace unos días Miguel interrumpió su preparación en las facilidades del profesor Ricardo Sosa para conversar por unos minutos con Pelota Cubana y el Nuevo Herald:

Miguel, una temporada más (cuando haya temporada), ¿Cuál es la motivación para seguir en las mañanas que vienes aquí a entrenar, a dejar la vida en estos gimnasios?

«Bueno yo pienso que el primer propósito de nosotros es mejorar cada año, independientemente de la edad que tenemos y bueno, tratar de buscar la manera de ayudar a tu equipo a ganar, a formar una diferencia en el terreno de juego y bueno, ese ha sido una de las grandes motivaciones mías, tratar de mejorar y tratar de ayudar al equipo a ganar»

Ahora, se dice bien fácil “tratar de mejorar” pero cuando después que tu eres campeón de la Serie Mundial, que ganas una Triple Corona, que le has puesto todo; no es fácil encontrar motivación Miguel, ¿no?

«Yo creo que la que mayor motivación mía ahorita han sido los tres últimos años míos que he corrido con muchas lesiones y trato de que en los seasons sea mejor para seguir trabajando, para cubrir todo ese tipo y llegar lo más listos posibles a Spring Training, y poder tener una temporada sana. Yo pienso que eso es lo que me ha mantenido a mi positivo, tratar de ir y jugar aunque sea 130-140 juegos y bueno, tratar de ayudar al equipo en lo más que yo pueda»

Ahora en lo que es la vida, tu vienes subiendo, subiendo, lo ganas todo y empiezan las lesiones en la espalda, las lesiones. ¿Cómo es la vida en el sentido de la lucha constante? Cuando tu piensas que lo tienes todo, que algo te tira atrás y que tienes que seguir luchando más contra eso

«No, es difícil, es difícil; es una pelea física, una pelea mental que batalla todos los días tratas de esperar al siguiente día para ver qué parte de tu cuerpo te duele y es bastante difícil. Es que la vida de un deportista, la vida del beisbol a medida que van pasando los años, ¿cómo te digo? están pasando factura de tantos golpes que le ha dado a tu cuerpo y parece mentira que en un juego de pelota tengas tantas lesiones»

¿Significa entonces Miguel que lo mental para ti va a tomando más fuerza? Una vez decían que un hombre enfermo es un espíritu que arrastra un cuerpo, ¿será que es la mente la que te arrastra ahora en medio de los dolores, en medio del tiempo que pasa?

«Bueno sí, he tenido muchas conversaciones con gente que me dice cuántos años juego más y les digo “no, hasta que el contrato se me termine, me quedan dos años y bueno con el favor de dios quiero terminar sano”, y me dicen “¿por qué no quieres jugar más?” y les digo “porque el cuerpo me dice que no pero mi mente me dice que sí”, la mente siempre está como batallando pero llega un momento que el cuerpo te dice que hay que parar y bueno, mentalmente estoy bien pero físicamente estoy trabajando, estoy haciendo todo lo posible para mantenerme en el terreno de juego y bueno, con la esperanza de poder ayudar a Detroit a volar los playoff y esperar a ayudarlo a los talentos jóvenes que tenemos ahora»

Hablando de talento ¿Cómo recuerdas esos tiempos de llegar a puro talento a las mayores?

«No, fue muy bonito porque tenía una buena amistad con muchos jugadores ahí, me ayudaron mucho y siempre me hacían el trabajo más fácil. La cuestión de que siempre me estaban diciendo cosas para que yo mejorara y madurara más en el juego, yo pienso que eso me ayudó a mí a que cuando cambiaron a todos y me quedé con los novatos que vinieron de todos esos cambios que hicieron, me ayudó mucho a que me mantuviera fuerte y bueno, seguí luchando hasta que me cambiaron.»

El cuerpo fue creciendo, fue creciendo, después fue decayendo un poquito, la mente fue creciendo y sigues más alto ahora que nunca, ¿cómo has vivido ese momento en el que el cuerpo ya no es el mismo y la mente es diferente?

«No, eso es parte de la estación de la carrera, la parte que uno tiene más experiencia este uno sabe como administrarse en el terreno de juego, uno sabe las cosas que tiene que hacer para prepararse mejor y bueno, yo siempre he estado agradecido con dios por darme esta oportunidad y tener esta carrera que tengo, y bueno espero jugar los años más fuertes y que pueda ayudar al equipo a ganar»

Cuando termines esos dos años más y cierras tu capítulo de jugador activo, ¿vas a estar contento, crees que lo hiciste todo cuando miras atrás?

«Sí, sí yo pienso que sí, pienso que estoy bastante orgulloso de la carrera que he tenido y bueno espero terminar como te digo, con buena salud y bueno seguir adelante»

Miguel, haz hecho una carrera como pocos en el beisbol, ¿hay algo que le falte a Miguel Cabrera?

«Ganar en Detroit, yo pienso que eso es algo que le debemos a esa ciudad, algo que hemos buscado por muchos años y siempre nos hemos quedado cortos en el camino»

Además de estar saludable, que estábamos hablando de eso para esta temporada, ¿alguna meta en específico en cuanto a números, cerrar marcas?

«Pelear la división de nosotros, pienso que si podemos jugar un béisbol mejor tenemos bastante chance, tenemos un buen talento, hay un buen talento en el equipo, se añadieron nuevas piezas y bueno, esperemos que podamos correr con suerte y ganar bastantes partidos»

Miguel, tú vas vienes, juegas aquí juegas allá pero la Florida, Miami siempre ha sido un lugar para ti especial, ¿qué significa?

«No, es mi casa, es mi casa donde vivo, donde están estudiando y criándose mis hijos, tenemos una buena comunidad aquí de beisbol donde mi hijo participa y bueno, esperemos»

¿Tu hijo está jugando?

«Esperemos que sigamos creciendo»

Pero que responsabilidad, el hijo de Miguel Cabrera, ¿no?

«No, él es Christopher y yo soy yo, lo que hice yo no tiene nada que ver con él. Que haga sus cosas, eso no tiene nada que ver conmigo, ya lo que yo hice lo hice yo, lo que vaya a hacer él lo va a hacer él, eso no tiene nada que ver conmigo»

A %d blogueros les gusta esto: