Pelota Cubana

El mejor sitio de béisbol cubano

Julio Robaina: “Gratificante jugar entre tantos cubanos que salieron a perseguir un sueño”

HOUSTON, TX – El zurdo Julio César Robaina es uno de los 21 jugadores nacidos en Cuba con los que cuenta hoy la organización de los Astros. Con 20 años de edad y actualmente desempeñándose en la Clase A avanzada (Asheville Tourist) de Farm System de Houston, el antillano conversó este viernes con Pelota Cubana USA en relación a todo lo que ha sido su carrera, desde sus inicios en su natal San Antonio de los Baños hasta la actualidad, así como de sus planes futuros, tanto mediatos como inmediatos.

Sin más preámbulos, acá les comparto la entrevista:

✅¿Como y a qué edad te iniciaste en el béisbol en Cuba?

Aproximadamente desde los 6 años comenzó a gustarme la pelota, pero en los planes de mi familia nunca estuvo que yo fuera deportista. Mi hermano si lo era, mi hermano era pelotero.

Fijate, yo debuto con una diabetes bien pequeñito, a los 4 años, y estuve dos años tratándome y yendo a los hospitales en La Habana. Pero una vez que la doctora que me atendía me dio el alta médica y dijo que controlándome podía hacer una vida normal nuevamente, le comentó a mis padres que era bueno que me inscribieran en algún deporte para que comenzara a correr y gastar energías, pues todo eso era recomendable para la enfermedad. Cómo mi hermano ya era pelotero, pues a mi también ya comenzaron a llevarme a los terrenos de béisbol.

Recuerdo que cuando comencé a jugar mi primer entrenador se llamó Pedro Mira, no olvido que empezó a enseñarme con “peloticas de trapo”. Ese año me incorporé tarde y él le dijo a mi papá que no iba a poder hacer el equipo como titular, porque quedaba muy poco tiempo para el inicio de la categoría 7-8 años. Pero fíjate que poco a poco fui aprendiendo y mejorando y tanto avancé que ese mismo año acabé siendo regular del equipo. A partir de ahí se comenzó a marcar el camino de mi carrera.

¿Desde un inicio descubriste que tu futuro estaba sobre el montículo, o al igual que muchos otros, fue una recomendación de algún entrenador en categorías tempranas?

Comencé a lanzar desde bien pequeño, tenia 9 años sino me equivoco. Recuerda que en las categorías pequeñas en Cuba se usa mucho el lanzar y batear, ambas cosas. Aunque desde bien temprano siempre me pusieron a lanzar. De hecho, mi primer equipo Cuba fue como lanzador, tenia 10 años y asistí a un “Criollitos de Venezuela” en el 2011. Podría decir que desde que hice ese equipo nacional como pitcher me decanté por eso. Aunque seguía jugando center field y primera base, la prioridad para mi después de ese evento fue lanzar.

Coméntame un poco de tus inicios en este deporte, tú paso por los torneos escolares antillanos, equipos que integraste y demás.

Creo que ya te comenté un poco al respecto. Te puedo añadir que fue algo bastante bonito, tengo muchísimos recuerdos de cuando pequeñito iba desde mi natal San Antonio de los Baños hasta Artemisa que era el municipio cabecera, a jugar en algunos campeonatos. Era muy bonito porque íbamos todos los muchachos y también nuestros padres, todos juntos. La verdad fueron muchas copas, sobre todo a nivel provincial. También integré un nacional 11-12, y luego mi primer y segundo año sub-15. En ese segundo año sub-15 asistí al Panamericano en Aguascalientes, Mexico, y estaba preparándome para asistir al Mundial en Japón, pero llegó la oportunidad de buscar nuevos horizontes y decidí salir persiguiendo un mejor futuro para mi carrera, mi vida y la de mi familia. No tuve que pensarlo mucho, en Cuba el béisbol no hace más que retroceder y perder calidad. Añadido a eso, no quería que el tiempo pasara y se me fuera la juventud. A pesar de mi edad me sobreusaban mucho allá.

¿En que año y que vía utilizaste para salir de la isla y labrar tu propio futuro, desligado al movimiento deportivo cubano?

Salí de la isla un 10 de abril de 2015, hice una travesía de Cuba a Trinidad y Tobago, luego a Curazao, posteriormente a Guyana y allí estuve dos días. Los dos días más largos de mi vida (dice entre risas). De ahí volamos a Haití, hasta llegar a Dominicana.

En la República Dominicana estuve dos años, hasta que finalmente firmé en 2017. Fue un tiempo bastante estresante, pero jamás dejé de perseguir mi sueño a pesar de algunas cosas que pasaron. No paraba de trabajar duro hasta que conseguí la meta

Firmaste con los Astros de Houston el 22 de septiembre de 2017, y poco más de un mes después, la organización conquista el primer título de su historia. ¿Que sentiste en ese momento?

Recuerdo que aún estaba en Dominicana cuando quedaron campeones. Todavía no había venido para Estados Unidos. Fue increíble, aún me visualizo sentado frente al televisor con el resto de los muchachos del equipo. Disfrutábamos cada jugada, cada carrera, la emoción era incomparable. Sentíamos como que estábamos dentro del juego. Tremendo orgullo acabado de llegar a la organización, y aunque obviamente no aporte nada a ese campeonato, si me sirvió para asegurarme de que estaba en el equipo correcto.

Los Astros tienen en este momento un total de 21 jugadores nacidos en Cuba jugando a todos los niveles, por mucho son la organización con mayor representación cubana en la actualidad. ¿Que se siente formar parte de ellos y con cuáles de ese grupo te ha tocado compartir camerino en estos tres años?

Es gratificante estar en medio de tantos cubanos que salieron a perseguir un sueño. Aquí habemos muchos a diferentes niveles y creo que eso es muy bueno, sobre todo por el apoyo que nos brindamos. Con muchos de los qué hay acá compartí equipos en Cuba y es bonito sentarnos, incluso hasta en los lobbys de los hoteles a recordar esos tiempos.

Aquí en la organización he podido compartir camerinos con Franny Cobos, por ejemplo, con quien estuve en el panamericano en Mexico, también con Rolando Espinosa que estuvo en la preselección de ese mismo equipo. Ahora mismo estoy con Elian (Rodríguez), ya habíamos estado en la Rookie y el pasado año en Clase A media.

Con Yuli (Gurriel) nunca he coincidido en un clubhouse, pero en un off-season si entrenamos juntos en Miami. También he compartido con (Roilan) Machandy y Narbe Cruz, son muchísimos. La verdad es increíble.

¿Cómo valoras tu paso por el Farm System de los Astros hasta este instante?, ¿sientes que vas evolucionando de acuerdo al plan que han trazado los entrenadores contigo, sientes que vas un poco atrasado, o muy adelantado? Coméntame.

Te podría decir que bastante bien, han sido estos unos años de aprendizaje y crecimiento. En mi primera temporada me sentía literalmente un niño, aunque con mentalidad de adulto. Siempre pensando en cómo mejorar y crecer como jugador.

Mi primer año en la Rookie no fue el mejor, era demasiado contenido, mucha tecnología, muchas cosas nuevas que jamás había visto en el béisbol. Repito que no fue un gran año en cuento a números, pero si lo fue en cuento a aprendizaje.

Acabada la temporada trabajé en el off-season bien fuerte. Allí fue que compartí con Yuli como te comentaba. Me enfoqué en mejorar varios aspectos y ya para el segundo año las cosas me fueron mejor, aunque con algunas lagunas aún, sobre todo en el comando de mis pitcheos y la velocidad de los envíos rompientes.

Básicamente puedo decir que el primer año fue para aprender cosas nuevas y el segundo para comenzar a ponerlas en práctica.

En el tercer año no pude jugar por el COVID, sin embargo no descansé. Continué trabajando duro, aprovechando el tiempo demás que me proporcionaba la situación que se vivía.

Ya para 2021, después de superar una lesión en el hamstring que me mantuvo fuera por más de un mes, me incorporé a Clase A media en North Carolina. Pese a un arranque un poco lento, me fui acomodando y terminé viendo una gran mejoría ese año. Los números hablaron por mi. Posteriormente me subieron a la Clase A fuerte y esos siete boletos en más de 32 entradas consagraron lo que en realidad estaba buscando. Sentí que el trabajo que hice con Antonio Romero y el trainer Nicole Gabriel en Tampa durante la temporada baja realmente había valido la pena.

¿Algún lanzador de Grandes Ligas que admires, o tengas como paradigma a seguir mientras cumples tu sueño de arribar a la Gran Carpa?

Siempre he admirado a Clayton Kershaw. Desde que conozco el béisbol de Grandes Ligas ese es mi referente, obviamente porque es zurdo. Hay muchos lanzadores más que son increíbles, pero mi favorito siempre ha sido Kershaw. Me encanta su curva, por cierto, bastante parecida a la mía.

Llama poderosamente la atención que desde tu inclusión en el béisbol profesional, los números muestran que por todos los torneos que has pasado, registras como promedio más de un ponche por entrada. ¿Te consideras un lanzador ponchador?

Si, si me considero un lanzador ponchador. Me gusta mucho, a veces un poco excesivo, diría yo, pero prefiero sacar los outs por la vía del ponche que dejárselos a mi defensa. Hay salidas que no se puede, pero luego llegan otras en las que ponchas muchisimo. Al final los números revelan que propino más de un ponche por entrada.

Por alguna razón (que solo los técnicos conocerán), te han utilizado indistintamente en estos inicios de tu carrera en rol tanto de abridor como relevista. ¿En cual de las dos funciones te sientes más cómodo y como te visualizas en un futuro?

Me desempeño mejor como abridor, me siento mejor abriendo juegos. Pienso que en el equipo me ven como un abridor a largo plazo, lo qué pasa que nosotros usamos el abridor del juego y luego traemos un picky pack, que es básicamente como si usáramos dos abridores por partido: El que abre el desafío está supuesto a tirar 4-5 entradas, luego llega un relevo a lanzar un inning, y después llega el otro abridor a acabar con todo lo que queda de choque. La verdad como relevista para retirar un inning jamás me han usado, siempre que llego al montículo es a trabajar profundo. Yo personalmente me visualizo como un abridor de cara al futuro. Claro, si el día de mañana los técnicos se me acercan y me dicen que me van a hacer la transición a relevo, o que para subir a MLB me quieren en el bullpen, pues yo con toda la voluntad me ofrezco. No tengo problemas con eso, simplemente donde me necesite mi equipo.

Terminaste la pasada temporada al nivel de Clase A avanzada en Asheville. ¿Cuáles son tus planes para la temporada próxima?

Tengo grandes planes, desde que firmé siempre dije que quería hacer mi debut en Grandes Ligas a los 21 años y el mes que viene los cumplo. Yo no veo metas imposibles. En la vida todo es posible si tú trabajas fuerte y mantienes tu mente positiva. Hoy por hoy las oportunidades a nosotros los jóvenes están sobradas, solo tengo que estar ready para salir a competir.

De momento me gustaría comenzar la temporada en Doble A (Corpus Christi) e ir mucho más allá, no voy a ponerme un límite.

A %d blogueros les gusta esto: