Pelota Cubana

El mejor sitio de béisbol cubano

Suspensiones a jugadores de la Serie Nacional magnifican la censura del Béisbol Cubano.

Soy de los que prefiere el género fantástico, de los que disfruta la magia y sobre todo una persona que pensaba haberlo visto todo. Pues hoy me di cuenta que nunca, pero nunca podemos subestimar a los dirigentes del béisbol cubano, ellos sin lugar a dudas se las han ingeniado para que cada toma de decisión haga «aterrizar» al más incrédulo y ponga la fantasía como algo creíble, o mejor dicho, más creíble que la Serie Nacional y «cuadros» al mando de la misma.

Resulta que la Comisión Nacional de Béisbol suspendió por cinco partidos a los peloteros Andrés Hernández (Industriales) y Alexis Miguel Varona (Sancti Spíritus) por violar el reglamento de la Serie Nacional. ¿Saben cuál fue la causa? En el caso de Andrés Hernández fue enviar un vídeo (de 5 segundos) saludando al sitio Por la Goma en el cual los felicitaba por llegar a 27 mil miembros. ¿Acaso esos seguidores no fueron gracias a un buen trabajo promocionando la misma Serie? La suspensión de Varona fue por ofrecer declaraciones al mismo sitio.

¿Cual es mi opinión?

Muy sencilla, deberían estar agradeciendo el trabajo tanto de Por la Goma como de otros muchos Medios que le dan cobertura de una manera u otra a un campeonato que no tiene ni calidad, ni atractivo y está muy lejos de ser el espectáculo que un día fue.

La suspensiones fueron basadas en un reglamento creado de forma unilateral por la Comision e impuesto sobre los jugadores que no tuvieron ni voz ni voto en el mismo. «Sencillamente fue impuesto, nos lo leyeron y ya, no nos preguntaron si estábamos de acuerdo o no. Esto es lo que hay o lo tomas o lo tomas» nos comentó un jugador que interviene en la Serie y por condiciones obvias prefirió el anonimato.

Otro jugador nos comentó: «Después uno decide salir del país y lo llaman traidor, hay que tener cara»

Hasta ahí ha llegado el béisbol cubano, a un punto de extrema censura al igual que en todas las esferas del régimen. Pelota Cubana contactó a Juan Reynaldo Pérez Pardo, Comisionado Nacional y este se negó a ofrecer declaraciones sobre el tema.

Estas mismas personas que suspenden a jugadores basados en un reglamento mediocre son las que quieren un acercamiento con MLB y aun se queja de la anulación de un acuerdo basado en una mentira.

Un claro ejemplo de cómo funciona el mundo es la historia de este Medio. Pelota Cubana fue creada en el 2015, fuimos acreditados por MLB en 2018 y nunca en esos 3 años ningún jugador fue sancionado por ofrecer entrevistas a un sitio «alternativo», al contrario te lo agradecen porque estás promocionando su marca y sus empleados totalmente gratis.

Hoy soy miembro de la BBWAA, la organización que vota para los premios de final de temporada en Grandes Ligas y para el Salón de la Fama del béisbol estadounidense, sin embargo según los dirigentes cubanos no puedo entrevistar a un jugador de Guantánamo.

A modo sencillo, el año pasado Pelota Cubana estuvo presente en 10 Estadios de Grandes Ligas durante la Temporada Regular, estuvimos en el Juego de las Estrellas, en Field Of Dreams, en el Preolímpico, en la la postemporada de Grandes Ligas, en los Panamericanos Juniors y en la Serie del Caribe, aún así y a pesar de haber nacido en Cuba, no podemos entrar al latino. ¿Donde quedó la sensatez y el sentido común? Desgraciadamente eso le pasa a otros Medios no oficialistas. Unos medios que la Serie necesita más que ellos a la Serie pero la mente retrógrada de sus dirigentes no lo ven así.

Este tipo de acciones solo ponen al descubierto y magnifican el circo que se ha vuelto el béisbol cubano. La falta de sensatez y sentido común que impera en la isla pero sobre todo el miedo a perder el control y la narrativa de los hechos.

Con esta suspensión Juan Reinaldo Pérez Pardo cometió un error, pero no un error de eso que están en el juego de béisbol, sino el error de faltarle a la decencia humana y el error del servilismo al régimen, el cual desechará a la primera.

Una ves más solo nos queda avergonzarnos y sentirnos impotentes ante otro atropello cometido en la mayor de las Antillas.

A %d blogueros les gusta esto: