Pelota Cubana

El mejor sitio de béisbol cubano

Oscar Luis Colas “ El picheo es cosa del pasado”

El tan esperado acuerdo de los Medias Blancas con el toletero cubano Oscar Colás se hizo oficial a principios de este mes, cuando acordó un bono por firmar de $2.7 millones al abrirse el período de firmas internacionales

Si bien se había hablado de que Colás, de 23 años, trabajaría como un jugador de dos vías, al menos por ahora dejó claro que trabajará estrictamente como jardinero con los patipálidos.

“Lanzar está en el pasado para mí”, dijo Colás a los periodistas a través del intérprete del equipo. Agregó que la “decisión fue fácil” y que el equipo estaba mucho más interesado en su potencial como guardabosques que en el montículo.

De hecho, el asistente especial de ChiSox, Marco Paddy dijo que Colás «no es realmente un lanzador» y que su desarrollo en el montículo habría tomado mucho más tiempo.

Si bien hubiera sido una historia divertida ver a un joven talento muy promocionado como Colás esforzarse por convertirse en un jugador bidireccional, el apodo de «Cuban Ohtani» no fue el más acertado debido a las expectativas asociadas a él.

Al momento que Colás fue declarado agente libre por MLB, tenía solo 3 1/3 entradas lanzadas (durante la Serie Nacional de Cuba 2018-19) aunque según los informes, el criollo puede alcanzar las 95 mph con su bola rápida, y tal vez haya algo de talento de lanzamiento en bruto que podría haberse refinado.

Sin embargo, cuando Ohtani tenía esta edad, había acumulado 543 entradas con efectividad de 2.52 en el béisbol profesional nipón y estaba a punto de saltar directamente a las Grandes Ligas.

Nada de eso es para minimizar el potencial de Colás para el éxito en las grandes ligas con el bate. Según todos los scouts, el toletero de 6’1 ″ y 220 libras tiene una gran potencia bruta desde el lado izquierdo del plato y eventualmente podría establecerse como un bateador productivo de la gran carpa.

Ben Badler, de Baseball America, señaló recientemente que, aunque ha mejorado su condición física desde que dejó su Cuba natal, es probable que Colás se asiente como jardinero izquierdo o primera base debido, en parte, a dudas sobre su rango en los jardines.

Dada su edad y experiencia profesional previa en Cuba y Japón, Colás está más avanzado que el típico «amateur» que firmaría durante el período internacional en la MLB.

Dicho esto, tampoco ha jugado un partido en la Serie Nacional o en la NPB desde 2019, por lo que seguramente tendrá que quitarse algo de óxido mientras se vuelve a aclimatar. Es posible que se mueva rápido, aunque los Medias Blancas ya tienen una colección bastante concurrida de jugadores en las esquinas de los jardines, en la primera base y en el bateador designado.

José Abreu está encerrado en la primera base, dejando que las esquinas de los jardines y el trabajo de DH recaigan en Eloy Jiménez, Andrew Vaughn y Gavin Sheets.

Chicago también tiene al veloz Adam Engel como una opción en las tres posiciones de los jardines, y el prospecto Micker Adolfo está fuera de las opciones de ligas menores, lo que significa que no puede ser enviado a las menores sin antes despejar las exenciones.

De todos modos, no es un problema inmediato, ya que Colás necesitará algo de tiempo en las ligas menores superiores antes de ser una opción en las Grandes Ligas, pero es inevitable que se produzca una eventual rotación entre ese grupo de bateadores.

A %d blogueros les gusta esto: