Pelota Cubana

El mejor sitio de béisbol cubano

Los Astros y su solución a largo plazo en el jardín central.

HOUSTON, TX – Los Astros de Houston no planean cerrar su ventana competitiva para reconstruir las bases del club a largo plazo “ Mientras yo esté aquí, eso no va a suceder”, le dijo Jim Crane, propietario del equipo, al periodista Mark Berkman de Fox26 a finales del pasado año.

La oficina principal se las ha arreglado para ir reemplazando la salida de establecidos como Charlie Morton, Dallas Keuchel, Gerrit Cole, Robert Osuna o George Springer con material formado internamente. Hoy día talentos del nivel Kyle Tucker, Yordan Alvarez, Framber Valdez, Luis García, Christian Javier y Jose Urquidy son protagonistas en los éxitos del equipo, sin perder un ápice de competitividad en el proceso. Tres asistencias al Clásico de Otoño en el último quinquenio dan fe de ello.

Sin embargo, una de las posiciones que parecía cubierta a largo plazo, quedó vacante en el pasado deadline, cuando los Astros enviaron a su jardinero central Myles Straw a los Indios (hoy Guardianes) de Cleveland a cambio del relevista Phil Maton y el utility de ligas menores Yainer Díaz. Straw había sido el encargado de la pradera central a tiempo completo desde que Springer se mudara a Toronto con un contrato de $150 millones por seis años.

Pese a mostrar un altísimo nivel defensivo mientras jugaba para la novena de Houston, los Astros no se sintieron cómodos con su pobre 81 OPS+, y prefirieron ganar algo de valor por sus servicios, al tiempo que dejaban la pradera central en manos de los inexpertos Chas McCormick y Jake Meyers por el resto de la temporada. El contingente utilizado por Dusty Baker en la posición luego del 30 de julio se combinó para 2.2 puntos de coeficiente fWAR (8va mejor cifra de Grandes Ligas durante ese período de tiempo).

Sin embargo, un nuevo baluarte emerge desde el Farm System y se perfila como el candidato idóneo a cubrir el bosque central de Minute Maid Park por varios años. Se trata del talento cubano Pedro León, quien en la más reciente actualización del sitio especializado MLB Pipeline fue rankeado segundo entre todos los prospectos de la organización.

Leon, de 23 años, recibió $4 millones en el período de firmas internacionales de 2020, la bonificación más alta otorgada a cualquier jugador de su clase, y según los evaluadores, posee un grupo de herramientas muy por encima de promedio. Es dueño de un prodigioso brazo, una defensa top y una combinación de bateo de largometraje y habilidades de piernas (tanto corriendo las almohadillas como en sus desplazamiento defensivos en el outfield) que pudieran llegar a convertirlo en una futura estrella, incluso si su bateo de contacto se mantiene en un nivel decente.

Está pautado (según el propio sitio MLB Pipeline) para hacer su debut en Grandes Ligas este 2022, luego de cerrar la campaña previa (su unica hasta la fecha como jugador profesional) con los Sugar Land Skeeters, la sucursal inmediata inferior al Big Show.

A %d blogueros les gusta esto: