diciembre 5, 2021

Pelota Cubana

El mejor sitio de béisbol cubano

Los cubanos que han ganado el JMV en la serie de campeonato

Por solamente la cuarta vez en la historia del béisbol de Grandes Ligas un cubano fue nombrado el Jugador Más Valioso de una serie de campeonato cuando Yordan Álvarez se lleve el galardón hace unos días.

El toletero tunero se unió con Livan Hernández (1997), Orlando Hernández (1999) y Randy Arozarena (2020) en la únicos antillanos en ganar ese premio. Liván Hernández es el único pelotero nacido en Cuba en ganar un JMV en una Serie Mundial (Mike Lowell quién es de ascendencia cubana ganó el premio en el 2007).

Álvarez quien es el segundo cubano en línea en ganar este premio en la Liga Americana fue el ancla de la ofensiva del conjunto tejano bateando un robusto .522 con un bambinazo, seis impulsadas y un OPS de 1.408. Sin dudas el gigante antillano fue un mole a la ofensiva de los Astros en su impresionante victoria sobre Boston en seis juegos.

La temporada pasada con los Rays de Tampa Randy Arozarena tuvo una serie de campeonato impresionante bateando .321, depositando cuatro pelotas en las gradas, remolcando seis y posteando un OPS de 1.152 en el triunfo de los floridianos sobre Houston en siete juegos. Arozarena tuvo una postemporada el año pasado donde estableció varios récords.

En el caso del «Duque » Orlando Hernández, el derecho habanero fue imbateable ante el eterno rival de los Yankees, las Medias Rojas de Boston. En dos salidas durante esa serie el serpentinero capitalino tuvo una foja de 1-0, efectividad de 1.80 y abanicó 13 bateadores en 15 entradas para los mulos del Bronx en 1999.

Por su parte el hermano menor de los Hernández, Livan quien es el único cubano en ganar el premio de la serie de campeonato en el viejo circuito dos años ante cuando los hizo con los Marlins de la Florida en 1997. En esa serie emocionante en contra los Bravos de Atlanta. Hernández tiro 10 ⅔ entradas donde abanicó 16, ganó dos juegos y tuvo un PCL de 0.84. Ese desempeño incluye el quinto juego de la serie donde recetó 15 ponches.

Con las fugas masivas de los cubanos de las isla una isla que estuvo cerrada al béisbol profesional por más de 50 años está dejando su marca en el terreno y añadiendo a una historia rica en tradición béisbolera.

A %d blogueros les gusta esto: