octubre 19, 2021

Pelota Cubana

El mejor sitio de béisbol cubano

A pesar de la derrota de Tampa, Randy Arozarena sigue implantando Marcas.

Photo (Tampa Bay Rays)

Octubre es un mes donde hay dos tipos de peloteros: los que se presionan y los que se motivan, Randy es del tipo que se motivan y solo basta con verlo jugar para darse cuenta que octubre es su hábitat natural.

Randy Arozarena comenzó esta postemporada de la misma manera que dejó la pasada, rindiendo en demasía. En el mismo inicio de la Serie Divisional de la Liga Americana se convirtió en el primer jugador en la historia de los Play Off de Grandes Ligas que se robaba el plato y también conectaba un cuadrangular en un partido de estas instancias.

Adentrándonos más en ese robo de home nos damos cuenta que el último que se lo robó fue el Boricua Javy Báez en el 2016 pero el último en hacerlo directamente, es decir salir al robo de una vez fue Jackie Robinson en la Serie Mundial de 1955.

Cabe destacar que a pesar de la derrota de los Rays ante los Medias Rojas Arozarena igualó una marca de la organización al conseguir al menos un imparable en los últimos nueve partidos de postseason jugados. Ahora comparte este récord con Ben Zobrist y BJ Upton. En ese intervalo Randy promedia 382 de average al conectar 13 imparables en 34 turnos, con nueve anotadas, siete remolques y siente boletos negociados. En sus últimos 23 encuentros de Play Off tiene 17 impulsadas con la que logró hoy para empatar el juego momentáneamente en la octava entrada.

Después del partido de hoy el antillano llegó a 18 juegos de postemporada en los que se embalsa consecutivamente. Eso no es solo un récord para la franquicia sino para todos los jugadores nacidos en Cuba que hayan participado en el mejor béisbol del mundo.

Si bien es cierto que Arozarena lideró esta temporada a todos los novatos de la Liga Americana en Hits (145), anotadas (94), Bases Robadas (20) y fue cuarto en remolcadas con 69 y quinto en jonrones con 20, su números en Play Off son espectaculares. Este 2021 en la Serie por la División bateo 333 y dejó un OPS de 1074.

Si esos números le parecen buenos imagínense que de por vida en Postemporada batea 354 con 11 jonrones, 17 empujadas y su OPS es de 1197. Todo eso a lo largo de 29 juegos (24 de ellos con Tampa y cinco con los Cardenales, donde solo tomó 4 turnos al bate)

A %d blogueros les gusta esto: