septiembre 20, 2021

Pelota Cubana

El mejor sitio de béisbol cubano

Yosimar Cousin: “Aún no me han dado respuesta del por qué no fui a la preselección”.

Por: Yordano Carmona

Miami, Florida Hace unas horas se oficializó el roster del equipo Cuba que viajará a México a competir en el Campeonato Mundial de Béisbol Sub-23 y a simple vista se puede notar que jugadores de la Talla de Yosimar Cousin y Yunior Tur no parecen, es más, ni fueron llamados ni a la preselección.

Pelota Cubana tuvo la oportunidad de conversar con Cousin y el pitcher camagüeyano respondió algunas interrogantes.

«Yo sinceramente no he querido hablar del tema, siempre me estoy negando a dar entrevistas y eso, porque al final no se nada del por qué no se me llamo a la pre»

Esas fueron las primeras palabras del serpentinero cuando le pregunté si podíamos charlar acerca de su exclusión de la preselección.

La calidad de Yosimar nunca ha estado en entredicho e incluso el propio manager del equipo Cuba, Eriel Sánchez se refirió a que era inconcebible que el jugador de los Toros de Camagüey no hubiese hecho el grado.

¿Tuviste la oportunidad de leer las declaraciones de Eriel?

«Sí, me la enseñaron hoy. Eso que dijo de la indisciplina no se de donde lo sacó porque yo no he hecho nada malo. Solo estaba esperando que me llamaran y al final no me dieron respuesta del por qué nunca estuve ni en la preselección».

¿Te comunicaste con ellos y no te dieron ningún motivo?

«No me dieron respuesta».

¿Qué dice la Comisión de Camagüey al respecto?

«Nada, ellos también llamaron y no le dieron respuesta. A mi tampoco.»

¿A tu entender tú crees que los resultados deportivos te daban para al menos estar en la preselección?

«Mi serie no fue la mejor, pero los números me sobraban para estar ahí».

¿Tendrás algún problema para jugar la venidera Serie Nacional?

No, pienso que no.

Así de concisas y directas fueron las respuestas del que en su momento fue el primer lanzador del Cuba en diferentes categorías y uno de los puntales en el área del picheo de los equipo de Camagüey en la Serie Nacional.

No llevarlo ni tan siquiera a la concentración con vistas al Mundial es una decisión horrible, pero declarar que esa determinación no fue basada en talento sino en una indisciplina y falta de patriotismo es como llamar traidores a los jugadores que deciden probar suerte en un mejor béisbol para así probarse ellos y ayudar a sus familias. Yo me pregunto ¿quién es el traicionado? ¿Acaso decisiones como estas no son las que tiene al béisbol cubano en el puesto 11 del ranking y sin ganar un toreo importante desde dios sabe cuando?

Nada, que sencillamente tanto Eriel, como los organismos que toman las decisiones volvieron a dejar «picar» la bola en el noveno inning.

A %d blogueros les gusta esto: