October 24, 2020

Pelota Cubana

El mejor sitio de béisbol cubano

Lourdes Gourriel Jr. contra viento y marea.

Por Yuri Díaz

Lourdes Gourriel Jr. ha sido sin dudas uno de los peloteros cubanos con calidad haya sufrido mayor presión psicológica. Desde su llegada a la agencia libre varios fueron los cazatalentos que vieron en él un potencial extraordinario. Llegó su contrato multimillonario de 22M por 7 años con el Toronto equipo en reconstrucción, acuerdo que los unía hasta 2023.

A pesar que en 2017 sus números en las menores fueron malos, experimentó un desarrollo acelerado de un año a otro por lo que fue promocionado al equipo grande en el 2018 jugando 65 partidos. El 2019 a pesar de las lesiones y una operación fue su consagración. El inicio de la temporada fue duro pues por razones absurdas fue bajado a triple A.

Alegó la gerencia de los Azulejos que el movimiento había sido para que mejorara la defensa. ¿Extraño no? Lo cierto es que al mismo tiempo fue promovido Biggio Jr. y tiempo después Bichette, dos prospectos de la organización a los cuales junto a la gran esperanza y estrella emergente dominicana V. Guerrero Jr., se les ha dado como se dice en buen cubano: “bombo y platillo” a lo largo del 2019, la temporada muerta y lo que va de la actual.

El yayabero, a palo limpio, fue rápidamente llamado al equipo grande y ocupó el puesto de tercer madero en la mayoría de los partidos en que participó. La promoción y publicidad que ha rodeado a estos tres jóvenes jugadores sin dudas sería una presión para cualquier jugador jóven como Yunito pero el nuestro no ha creído en nada de eso.

Como ya señalé anteriormente, el 19 fue consagratorio, 277 ave, 20 Hr, 50 CI y un OPS de 869 así lo avalan. Todo esto en solo 84 juegos, poco más de la mitad de la temporada. Su proyección apuntaba para 39 Hr y mordiendo las 100 CI. Pero son proyecciones por lo que podrían ser especulaciones para muchos .

Durante la temporada muerta y faltando poco para la pre-temporada, circuló la noticia de que el menor de los Gourriel era colocado para asignación, contradictorio por ser para mucho el mejor de las 4 prometedoras figuras de Toronto. La justicia divina hizo su trabajo y Lourdes continúo con el equipo, siempre como tercero y cuarto en el orden al bate.

Este 2020 sigue dando de que hablar y no ha creído en fantasmas a pesar de la poca promoción de los principales medios beisboleros internacionales. Es pronto aún para hablar de grandes actuaciones pero sus números hablan por sí solos y presagian, si no sucede algo inesperado, otro gran año. Un sólido ave de .308 (26-8), sus tres extrabases (2 db,1 Hr) y su OPS de .796 dan por sentado lo expuesto anteriormente.

Contra viento y marea el menor de los Gourriel se ha impuesto en este difícil béisbol. ¿Poco promocionado? Quizás sí, pero opacado nunca.

%d bloggers like this: