October 31, 2020

Pelota Cubana

El mejor sitio de béisbol cubano

Mike Cuéllar, métodico y efectivo

Por José Alberto Medina Molero

“La diferencia entre lo posible y lo imposible está en la determinación de la persona”.

TOMMY LASORDA

“Soy un gran creyente en el carácter …. Para mí, el carácter tiene
mucho que ver con cómo compites. Eso crea urgencia y dureza. Eso eleva el talento que tienes”.

TONY LARUSSA.

No es cualquier cosa haber pertenecido a la rotación de béisbol más invulnerable y letal de todos los tiempos , nos referimos a la correspondiente a los Orioles de Baltimore a finales de los 60´s y comienzos de los 70´s. Mike Cuéllar fue uno de los pilares de esa receta que los Oropéndolas preescribían , con mucho éxito, a sus rivales.

Nacido en Las Villas, Cuba, a mediados de 1937, fue Cuéllar un pelotero que bregó mucho por un puesto en primera fila en la pelota de las mayores. Cuando se dice que bregó duro no se hace total justicia a los cinco largos años que estuvo batallando en las menores, para poder abrirse paso con equipos como San Luis (1964), Houston (1965-68) y Baltimore (1969-1976).

A la par de su inagotable capacidad de perseverar, junta Mike Cuéllar otra cualidad; ser sistemático, metódico. Su compañero de equipo en BALT, Paul Blair, compartió brevemente la personalidad de Cuéllar en el campo y dogout:

“Caminaba hacia el montículo de la misma manera, el mismo número de pasos. Pisaba el montículo. Veía al frente del montículo y la bolsa de colofonia no podría estar allí. Alguien tenía que venir y patear la colofonia en la parte posterior del montículo o él no se subiría al montículo. Luego saldría del montículo de la misma manera. Él vendría al banquillo de la misma manera; Hacía el mismo número de pasos hasta el enfriador de agua” .

Probablemente, debido a su meticulosidad pudo Cuéllar alzarse con 6 campañas de 18 o más triunfos, 4 de ellas con 20 o más victorias, también gracias a su método y buen brazo logró una Efectividad global de 3.14.

Junto a lanzadores de la talla de Jim Palmer, Dave McNally y Pat Dobson, formó una temible rotación de serpentineros, terror de muchos equipos en las mayores. Cuatro brazos que contribuyeron con grandes celebraciones en el Memorial Stadium.

El mejor año como seprentinero en la trayectoria de Mike Cuéllar fue el año de 1969, obtuvo un registro de 23 victorias y 11 derrotas, con una magnífica ERA ( 2.38), estas cifras le valieron ganar el Cy, convirtiéndose en el primero , y hasta ahora, único, pitcher cubano en ser merecedor de ese galardón. En Octubre de 1969, Cuéllar acompañó a los Orioles en una Serie Mundial mítica, recordada como la de los “Asombrosos Mets”, ya que , contra todo pronóstico serio, los Mets de Nueva York derrotaron en cinco partidos a los poderosísimos y blindados Orioles. El único partido cn triunfo para Baltimore fue ganado por Cuéllar. Fue un 1 de Octubre de 1969. Mike Cuéllar lanzó completo (6H, 1 CL) para derrotar , nada más y nada menos, que a un jovencísimo Tom Seaver. Don Bufford pegó jonrón y doble para impulsar dos carreras, y hasta el mismo Cuellar impulsó otra ,con sencillo, para sellar la única victoria que tendrían los de Baltimore en la serie.

En 1970 alcanzó Cuéllar su pico máximo de victorias (24), ese año fue líder de la American en juegos completos (21) de un total de 40 aperturas. Nuevamente los Orioles fueron a la Serie Mundial, esta vez contra los Rojos de Cinncinati. Cuéllar abre el segundo partido y no se mantiene más allá de 2.1 episodios, recibe 4 carreras, una sola de ellas limpia, y se va sin decisión. El quinto partido lo abre con la misión de concluir la serie: nuevamente lanza completo y logra espaciar seis hits y tres carreras para lograr el trofeo de Campeón Mundial para Baltimore.

Retorna con los Orioles a la Serie Mundial en 1971, y allí pierde por partida doble su invicto en el Clásico. Cuéllar pierde el juego 3 y el bonito ( el séptimo), los Piratas de Pittsburg, de la mano de Roberto Clemente se convierten en campeones mundiales.

Cuéllar a nivel de postemporada tuvo la enviadable Efectividad de 2.85.

Las temporadas de 1972, 1973 y 1974 , traen para Cuéllar unas campañas de balance positivo en su accionar desde el montículo, de hecho en logra 22 triunfos con 3.11 de Efectividad. Luego de las temporadas de 1975 (13-12) y 1976 (4-13) donde se evidencia el declinar de sus condiciones como lanzador, Cuéllar es transferido de los Orioles a los Angelinos de California, para la que sería su campaña final en las mayores. En 1977 , Cuéllar abre un par de encuentros , pierde uno y tiene una no decisión en el otro, su abultada Efectividad (18.90) señala el camino del adiós: un 3 de Mayo de 1977 lanza por última vez en la gran carpa, se despide ante los Yankees, en la Casa que Ruth construyó. Jonrones de Creig Nettles y Bucky Dent le despiden del juego en el que tantos esfuerzos, sinsabores y glorias tuvo.

Mike Cuéllar falleció hace diez años, el 2 de Abril de 2010, y fue sepultado en el Woodlawn Memorial Park, en Florida. De seguro merecería un epitafio que dijera; “Aqui yace el que con perseverancia, carácter y método alcanzó sus sueños y dejó huella”.

Todo un batallador , el gran Mike Cuéllar.

%d bloggers like this: