September 19, 2020

Pelota Cubana

El mejor sitio de béisbol cubano

¿Cómo les iría a los cubanos en una campaña de 60 juegos?

Por Raúl Hernández Lima

Pinar del Río, Cuba-Una de las preocupaciones de la temporada reducida de MLB para 2020 pasa por los números que puede dejar en lo individual y colectivo un campeonato de menos de la mitad de lo acostumbrado. Es obvio que 60 juegos reducen considerablemente el volumen estadístico y por ende la capacidad competitiva y el performance acumulativo individual.

También es entendido el rendimiento personal por etapas, es decir, no todos los peloteros comienzan de la misma manera como mismo todos no asimilan las cargas competitivas de igual forma. En ese sentido nos formulamos la pregunta de ¿qué pudiera esperarse de los cubanos en este lapso?

Para entender y tener una idea, además de una medida comparativa, seleccionamos algunos de los antillanos que militan en la gran carpa y analizamos un extracto de su actuación teniendo en cuenta sólo los primeros 60 juegos de cada uno el curso pasado.

Entendemos que son varios los motivos por lo que muchos de ellos pudieran perderse algún juego de la contienda venidera pero apostar por una cantidad exacta en cada cual resulta una tarea imposible teniendo en cuenta que de igual manera especulamos cuando decimos que jugarán completo como cuando decimos que no jugarán una cantidad exacta de partidos.

Los White Sox de Chicago

En el line up del equipo de la ciudad de los vientos llama la atención la cantidad de bateadores de la mayor se las Antillas, además en puestos de responsabilidad. A las prestancias que reportan los bates de Pito Abreu y Yoan Moncada, de excelentes resultados para los Medias Blancas, se suma uno de las catchers más ofensivos del negocio y quien peleó el bate de plata en la posición sin ganarlo, no exento ello de polémica.

¿Cuánto pudieran aportar entre los tres a la causa de Chicago? Ya analizamos:

Moncada comenzó de forma espectacular el 2019 pegando 68 hits en 239 AB para promediar .285, de ellos 27 fueron extrabases resaltando 12 vuelacercas y 38 impulsadas, se ponchó 75 veces y sólo recibió 19 boletos, todo ellos para completar líneas de .341 OBP, .506 SLG, .847 OPS y un BABIP de .366.

José Abreu compiló en ese período un slash line de .250 AVG/ .298 OBP/ .508 SLG/ .807 OPS además de un BABIP de .273. El estelar inicialista pegó 59 imparables de los que 31 fueron extrabases, 15 jonrones, a esas alturas ya tenía medio centenar de impulsadas y 29 anotadas lo que da un total de 64 producidas.

Grandal por su parte, además de las excelentes cualidades defensivas, puede resultar de gran valía ofensiva para los del sur de Chicago. Con los Cerveceros estuvo a punto de ganar el bate de plata el año pasado. Para ello se apoyó en líneas ofensivas de ensueño. En sus primeros 60 juegos ya acumulaba 58 inatrapables de los cuales 24 fueron extrabases, 14 de ellos jonrones.

Con 36 impulsadas proyectadas, según su cosecha en igual lapso de 2019, no va a llegar a la meta de 500 en el campeonato venidero entendiendo que para ello le faltan 84, cifra a la que nunca ha llegado en una temporada completa en su carrera. Su actuación del período la completaron líneas de .282 AVG, .381 OBP, .544 SLG, .925 OPS con BABIP de .303. Llama la atención que el sitio Baseball Reference le proyecta 50 bases por bolas para el venidero curso a pesar de que acaparó 34 en este periodo de 2019.

Los Astros

Otro equipo donde los cubanos encuentran una casa en las mayores resulta el de los Astros de Houston. Allí militan el que quizá es el pelotero cubano más popular, Yulieski Gourriel y la sensación de la campaña anterior, el Roockie del año Yordan Álvarez, entre otros.

El Yuli, quizá más exigido con el madero, acaparó números por debajo de las expectativas en sus primeras 60 salidas al terreno. En resumen muestra .252 AVG, .283 OBP, .382 SLG, .666 OPS, producto de 60 hits en 238 AB que resultarían buenos números tratándose de cualquier otro. Menos buenos son los 4 bambinazos para un primera base con su exigencia así como las 28 RBI (menos de una cada dos partidos). Su producción de extrabases fue buena con 21, la mayoría de ellos dobletes mientras su BABIP resultó de .264.

No quedas dudas de que lo realizado por el tunero Yordan Álvarez fue una verdadera barbaridad el curso anterior, tanto que a la altura de los 60 partidos que medimos ya tenía ganado el mote del extraterrestre. El zurdo de oro de los siderales rompió récords históricos para la MLB dejando detrás los guarismos de consagrados como Ted Williams, Joe DiMaggio o Albert Pujols ganándole un puesto en la novena ideal de MLB de novatos de todos los tiempos.

The Man Child a la altura de 60 salidas al juego había pegado nada menos que 72 hits en 219 turnos para promediar un astronómico .329 de average ofensivo, .420 de OBP, fenomenal SLG de .703 y un OPS de 1123 de otra galaxia. Del total de imparables 40 fueron extrabases, 21 jonrones y 62 carreras impulsadas para el home plate. La sensacional hazaña la completaron un BABIP de .367 y un excelente wRC+ de 189 que hacen poner la vista sobre lo que será capaz de hacer el muchacho en este verano.

El agente libre

Diversos rumores vincularon al extrovertido Yasiel Puig con varios equipos de MLB para este curso. El más reciente del colega Francys Romero lo pone cerca de firmar con los San Francisco Giants. Sus números en los primeros encuentros de la contienda pasada pudieran terminar de conseguirle un puesto en algún roster de grandes ligas.

A pesar de que su promedio de .212 producto de 48 estacasos en 226 turnos no es el más halagüeño, como no lo fue su producción de extrabases (17), quizá sus 11 cuadrangulares y las 33 remontadas mejoran esos datos. La disciplina en el home no fue la mejor para el cienfueguero que se ponchó en 61 ocaciones frente a sólo 13 boletos negociados. El caballo loco completó líneas de .256 OBP, .385 SLG y .641 OPS con un pobre BABIP de .237.

El jonronero

Jorge Soler se convirtió en 2019 en el cubano con más jonrones en una temporada de Grandes Ligas al conectar 48, destrozando la marca de 47 que ostentaba Rafael Palmeiro. El slugger antillano estará privado de aumentar esa cifra e intentar superar la barrera de los 50 en este 2020 sin embargo analizamos sus números para poner en perspectiva su proyección.

Sin dudas la segunda mitad fue mejor en cuanto a producciones de largo alcance para el criollo que a la altura del partido 60 compilaba 15 bambinazos. Con un SLG de .496 fabuloso apoyado además por otros 13 extrabases para completar 28 de sus 54 hits se presenta como un bateador de fuerza indiscutible.

El peso del largometraje tiene su contraparte en el promedio de .239 y sus 74 ponches y 15 boletos producto de su agresividad en home. Sin embargo presenta un aval de 40 remolques lo que significa dos carreras cada tres partidos traídas al plato. El outfielder redondeó cifras a razón de un OBP de .293, OPS de .788 y BABIP de .281.

Obviamente estamos claros de las variaciones que sufrirían estos números pero indiscutiblemente nos brindan una perspectiva para entender la proyección que pudieran tener este año atípico atendiendo al precedente más cercano. Ya veremos si finalmente pueden igualar los guarismos o superarlos en algún caso. Estaremos atentos a ello desde la voz de play ball.

Una de las preocupaciones de la temporada reducida de MLB para 2020 pasa por los números que puede dejar en lo individual y colectivo un campeonato de menos de la mitad de lo acostumbrado. Es obvio que 60 juegos reducen considerablemente el volumen estadístico y por ende la capacidad competitiva y el performance acumulativo individual.

También es entendido el rendimiento personal por etapas, es decir, no todos los peloteros comienzan de la misma manera como mismo todos no asimilan las cargas competitivas de igual forma. En ese sentido nos formulamos la pregunta de ¿qué pudiera esperarse de los cubanos en este lapso?

Para entender y tener una idea, además de una medida comparativa, seleccionamos algunos de los antillanos que militan en la gran carpa y analizamos un extracto de su actuación teniendo en cuenta sólo los primeros 60 juegos de cada uno el curso pasado.

Entendemos que son varios los motivos por lo que muchos de ellos pudieran perderse algún juego de la contienda venidera pero apostar por una cantidad exacta en cada cual resulta una tarea imposible teniendo en cuenta que de igual manera especulamos cuando decimos que jugarán completo como cuando decimos que no jugarán una cantidad exacta de partidos.

%d bloggers like this: