Pelota Cubana

El mejor sitio de béisbol cubano

A 97 años del natalicio de inmortal cubano Rafael “Felo” Ramírez

Por: Javier González

BOSTON, MA- Fueran 97 primaveras, 97 velitas que estuviera soplando hoy la leyenda de la narración deportiva cubana (y mundial) Rafael “Felo” Ramírez, nacido en la popular ciudad de Bayamo, ubicada en la zona suroriental de la mayor isla del Caribe.

“El orgullo de Bayamo”, como también se le conocía en el argot beisbolero (obviamente por su origen), dedicó 74 años a una de las profesionales más nobles y reconocidas que pueda existir, y en su extenso periplo se encargó de brindar cobertura a más de 40 Series del Caribe, 31 Series Mundiales y Juegos de Estrellas de MLB, además de miles de partidos narrados en Venezuela, Nicaragua, Mexico, Puerto Rico y su natal Cuba.

Felo comenzó a narrar los juegos de los Marlins en español desde su misma creación en 1993, y no dejó de hacerlo hasta abril de 2017, cuando un lamentable accidente lo apartó de manera definitiva de los micrófonos, causándole posteriormente su deceso a los 94 años de edad. En sus casi dos décadas y media cubriendo al equipo del extremo sur de Florida, tuvo el privilegio de narrar los dos Títulos que posee la franquicia (1997/2003)

Dentro de sus momentos cumbres, tenemos la narración del juego perfecto de Don Larsen con los Yankees en la Serie Mundial de 1956, el inolvidable hit 3000 del boricua Roberto Clemente en 1972, y el cuadrangular 715 de Hank Aaron en 1974, con el cuál quebraba el récord del legendario Babe Ruth, establecido 39 años antes.

La intachable carrera de Felo Ramírez tocó su punto más alto en 2001, cuando recibió el honorable premio Ford C. Frick que entrega el Salón de la Fama del Béisbol a la excelencia en la narración, y dos años más tarde (2003) fue incluido en el Salón de la Fama del Caribe.

Precisamente en su discurso en Cooperstown, Felo terminó con las siguientes palabras: “…a pesar de las pocas afeitadas que me quedan, creo que son suficientes para transmitir béisbol en Cuba Libre”.

Nunca lo logró, pero su ejemplo y legado perduran hoy entre los amantes del béisbol (e incluso del boxeo, su otra especialidad), dejando la obra en manos de su compañero de años Yiki Quintana, así como otros jóvenes baluartes de la rama, que han ocupado su espacio desde entonces: José Luis Nápoles y Alberto Ferreiro.

Sígueme en Twitter como: @JavierGH1213

%d bloggers like this: