June 2, 2020

Pelota Cubana

El mejor sitio de béisbol cubano

Cepeda con el estadio en la casa

Entreno cuando me levanto todos los días, aquí en el patio de la casa, tengo ciertas condiciones para hacer por lo menos lo mínimo en el béisbol, comenta el pelotero espirituano. (Foto: Elsa Ramos/ Escambray)

Por Elsa Ramos

Con la advertencia desde el celular de que “tienes que quitarte los zapatos para entrar”. Frederich Cepeda Cruz me recibió en su casa que es ahora su “estadio” provisional y también su gimnasio.

Y con la misma disciplina conque ha forjado una carrera de ensueño por 21 Series Nacionales, Cepeda cumple los protocolos, al dedillo. Me recibió de nasobuco. A la entrada una franela “desinfestada”, unas pantuflas para el cambio de calzado, la solución alcoholada en las manos y toallas húmedas. Ah, y la distancia.

Así está desde que se decretaran en Cuba las medidas para prevenir la COVID-19: “Estoy cumpliendo con lo que se indica, lo principal ahora es la salud. Si vas a recibir una visita, la conversación tiene que ser a distancia y con nasobuco”

Lo dice convencido y lleno de argumentos porque sigue palmo a palmo todo cuando dicen en los medios: “Nos informamos por la televisión, seguimos los sitios del Ministerio de Salud, las conferencias que dan por las mañanas con el Doctor que es bien explícito en todo lo que nos dice. También vemos la Mesa Redonda.

Es parte de la coraza para ponerle una pared a este enemigo silencioso. La otra la completa con un semiaislamiento domiciliario que salpica con la responsabilidad que le toca como atleta de alto rendimiento: “Entreno cuando me levanto todos los días, aquí en el patio de la casa, tengo ciertas condiciones para hacer por lo menos lo mínimo en el béisbol: batistin, bola bombeada, tengo algunos equipos para hacer pesas, diferentes tipos de ligas para hacer biometría, gracias a Dios tengo espacio para hacerlo y puedo mantenerme bastante activo”.

A su lado, un compañero de equipo, su hijo Frederin, que se arrima ahora al mejor árbol: “Subo a la placa y hago mis ejercicios, entreno al niño porque él está también en el béisbol y eso me ayuda a distraerme”.

Hay además otros quehaceres: “Ayudo al niño a hacer las tareas, veo las videoconferencias que es lo más importante y estando en casa lo protejo. Aprovecho y hago tareas en la casa que uno siempre deja pendiente y que uno no tiene tiempo por lo que le dedica al béisbol: retoco la pintura, me gusta ver la computadora, tarequear los equipos, cambiar los muebles, así me entretengo”

En casa está también su esposa Damaris para completar la protección familiar: “Gracias a Dios estamos aquí todos juntos, salgo a veces para ver a mis padres porque también los tengo que proteger y vigilar para que tomen las medidas sanitarias, si alguien tiene que salir a arriesgarse sería yo, con la protección necesaria para que no pasara nada, si salgo un momento, me cambio de ropa, dejo todo fuera, me baño y después tengo el contacto con ellos”.

Y con la misma paciencia conque ha podido dominar momentos de tensión en el cajón de bateo, aconseja “pensar en positivo para que no te gane la desesperación, tener mucha concentración y velar por la salud de todos los familiares, eso es lo que más me ocupa. Quisiera que las personas tomaran conciencia de esto, sé que es difícil, nosotros tenemos muchas necesidades reales, pero la principal necesidad que tenemos ahora es la salud de un pueblo entero y si todos colaboramos podemos ayudar mucho más a estos médicos que están haciendo un esfuerzo excelente para la salud de todo el pueblo, por la continuidad de la Revolución, en fin”.

Por eso entiende la lógica que todos los eventos deportivos se hayan detenido, mas es un stop relativo: “No es un tiempo muerto común, siempre he entrenado en tiempo muerto y estoy más adaptado a este tipo de cosas. He estado encamado con cuatro operaciones y he tenido que estar cuarentenas en casa, es desesperante. Siempre hace falta el terreno para mantener el nivel deportivo, estábamos en una condición ya de ir directo para un evento con casi tres meses entrenando para el preolímpico y la Serie Nacional. Eso te cambia todo el ritmo del entrenamiento: no puedes fildear en el terreno, desplazarte, correr a largas distancias, pero hay que hacer otras cosas, puedes hacer las pesas, batear en el área que tengas, no todo el mundo quizás tenga el espacio óptimo para hacerlo, pero tiene que buscar la manera de por lo menos hacer lo físico y si se pudiera en algún momento en que no tengas contacto con las personas, salir al aire libre correr por la carretera siempre con todas las previsiones posibles, preguntándole a epidemiólogos u otros especialistas que sepan sobre este tema”.

Y aconseja: “Hay que prepararse mentalmente para todo esto, redoblar los esfuerzos, sobre todo a la hora de la dieta en casa, tiendo a engordar y ya cumplo 40 años el 8 de abril, pero soy de los que piensan que todo se puede lograr, llamo a la reflexión a todos los atletas a que no descuiden su físico”.

“Todos los padres deben tomar conciencia, a veces vemos el problema lejano porque las noticias salen de España, de China de Italia, pero ya estamos con el problema acá y si no somos capaces de llevar una disciplina con respecto a esto, podríamos llegar a una situación similar. Los niños son inocentes y no saben del peligro, pero nosotros somos adultos y sabemos el peligro que está corriendo el mundo y que estamos corriendo todos. No soy una voz autorizada para esto, pero soy un ser humano más que quisiera ver larga vida para todos los niños del mundo y también para la tercera edad, son nuestros antecesores y los que nos dieron la posibilidad de que estemos hoy sobre la tierra e insisto lo de los médicos: cuidándonos nosotros los estamos ayudando a ellos, a Cuba y a todos a salir adelante”.

Espera como los demás que cuando todo pase, la primera sonrisa de Cuba llegará vestida de pelota: “Estoy seguro de que cuando todo esto pase seremos los primeros en darle la sonrisa al pueblo porque el béisbol en Cuba es importante, es patrimonio, es fiesta para todos los cubanos y realmente vamos a tener una gran responsabilidad, mucho más ahora que es la 60 Serie Nacional, donde estoy seguro que toda la Revolución, el Partido y el INDER la harán bien bonita, dedicada a todas las personas que se han infestado por el coronavirus, a los médicos que están arriesgando su propia vida en misiones internacionales dejando atrás su familia para poder salvar vidas, a todos ese pueblo que ha luchado, trataremos de poner nuestro granito de arena”.

El coronavirus aplazó las Olimpíadas, las que pudieran ser las últimas para este hombre: “Desde la primera vez que se dio la noticia pensé rápidamente en eso no, es bien difícil para un atleta longevo que te tengan en cuenta para eso, yo realmente me estoy preparando igual que siempre, en lo que se pueda hacer y cuando se pueda, que sé se va a poder cuando se solucione todo esto que pasa a nivel mundial porque no es la primera vez que pasa pues según estuve leyendo antiguamente sucedían pandemias de este tipo y se pudo salir, pensado en la Olimpíada, un año más, pero ahora lo más importante es no pensar en eso, sino en la salud de todo el mundo porque aquí es donde se ve que todos somos iguales”.

Y vuelve como cuando repite un swing una y otra vez: “Lo esencial es la salud del pueblo, la familia. Si nos cuidamos todos, podremos tener nuevamente el brillo y la luz en los ojos de todos los seres humanos”.

(Tomado de Escambray)

%d bloggers like this: