December 1, 2020

Pelota Cubana

El mejor sitio de béisbol cubano

La última carrera del caballo de Campechuela.

Por: Juan Carlos Lahera Yoenis Céspedes estará bajo la lupa este 202

📸:Sarah Valenzuela

Con una notable historia tanto en el béisbol cubano como en Grandes Ligas, el granmense Yoenis Céspedes se apresta a dejar atrás sus años tormentosos. Muchas expectativas despierta su próxima temporada y el ídolo de Campechuela se enfoca en ganar su última carrera. Esa que disputará hasta el fin de sus días en el mejor béisbol.

Un registro impresionante dejó el jardinero a su salida de Cuba, en 8 series nacionales cubanas despachó 177 cuadrangulares. Además, computó 311 de promedio con 586 carreras impulsadas y OPS de 959. Vistiendo el uniforme granmense obtuvo el liderato de jonrones de la serie en 2011 con 33, en porfía con el cienfueguero José Dariel Abreu.

Su debut en la gran carpa fue vistiendo el uniforme de los Atléticos de Oakland. Participó en 365 juegos con en el equipo de California en los cuales despachó 66 jonrones e impulsó 229 carreras. Su contrato con Oakland en 2012 era por cuatro años, pero fue cambiado a los Medias Rojas de Boston en verano de 2014.

Céspedes llegaba a Fenway con el aval de haber ganado el derby de jonrones de los dos últimos juegos de estrellas, marca que lo iguala con Ken Griffey Jr como los únicos en la historia. El granmense traía además una mitad de temporada con 17 vuelacercas y 67 remolcadas. En los 51 partidos disputados con el uniforme de Boston acumuló solo 5 vuelacercas y un débil OPS de 719.

El día inicial de la temporada de 2015 el jardinero cubano ya vestía otros colores. Los Medias Rojas de Boston lo canjearon a los Tigres de Detroit al finalizar 2014. En su estancia en la ciudad del motor participa en 102 partidos acumulando 18 jonrones y un muy buen 293 de promedio, además su OPS alcanza los 829. Su periplo por la Liga Americana termina en julio, pues de los felinos también es cambiado y el 2015 lo termina en La Gran Manzana.

Los Mets de Nueva York adquieren a Céspedes en un cambio por dos lanzadores jóvenes. El gerente general de los Tigres había colocado al cubano en la lista de posibles cambios por encontrarse en su último año de contrato, aquel que firmó con Oakland por 36 Millones y 4 años en 2012. En ese final de 2015 por Citi Field promedió 287 con 17 vuelacercas y 44 carreras impulsadas, además su OPS llegó hasta 942.

El equipo de Queens lo mantiene en sus filas para 2016 y por 3 años más con 75 millones de por medio. Esta cifra cambiaría a final de temporada con un nuevo contrato, esta vez a razón de 110 millones por 4 años después de salirse del primer acuerdo al finalizar 2016. Esos tres dígitos son la mayor suma firmada por un pelotero nacido en la isla.

A partir de 2016, acumula 251 partidos con los Mets sumando 57 cuadrangulares y 157 remolcadas. En sus siete años en Grandes Ligas batea para 274 con 163 jonrones y 524 carreras impulsadas. A sus espaldas más de 800 partidos en la gran carpa con cuatro uniformes diferentes y números nada despreciables.

Su última visita al terreno fue en 2018 donde comenzó su divorcio con el diamante. Después de varias lesiones, cirugías y accidentes polémicos, se espera su regreso en este 2020. Ya con 34 años y una reducción considerable en su salario, el nacido en Granma tendrá que dar lo mejor de sí para despejar las dudas que lo rodean. Contra el tiempo y sus propios fantasmas será la última carrera del caballo de Campechuela.

%d bloggers like this: