July 11, 2020

Pelota Cubana

El mejor sitio de béisbol cubano

LOS TORMENTOS DE CARMONA.

Por: Henry Morales Marquez

📸: Webshot

La Habana, Cuba– Marzo ya toca las puertas del calendario y la voz de play-ball que inagurará la serie nacional número 60 está cada vez más cerca. Mientras varios equipos ultiman detalles en la confección de su rosters definitivos, Industriales sigue siendo protagonista debido a su reciente situación.

Los tormentos no han cesado para el manager Guillermo Carmona desde su nombramiento. La nave azúl cada día parece tener lugar para las situaciones tediosas que ponen en vela a más de un fanático de la capital. Traspasos interprovinciales, cesiones de jugadores, regresos en espera y hasta abandonos del país marcan la tónica de esta trama.

El pitcheo de Los Leones abre la puerta de la complicada historia. Este apartado comenzará la campaña bastante diezmado con respecto al año pasado. El regreso de Vladimir Baños a Pinar del Río y la salida del país de Marcos Ortega dejan un vacío en el cuerpo de abridores. Guillermo Carmona tendrá que buscar soluciones de último minuto para su rotación, pero las malas noticias nunca vienen solas y a los abridores perdidos se suma la partida de Andy Rodríguez.

Entorno al taponero estrella de Industriales se ceba el plano de la incertidumbre. Andy presumiblemente no formará parte del roster en la venidera serie nacional debido a un posible contrato con los Piratas de Campeche en la Liga de Verano del Béisbol Mexicano. La partida a tierras Aztecas de Andy deja al descubierto el rol de de matador y buscar un reemplazo se vuelve una orden de carácter inmediato para el staff azúl.

No obstante, en el horizonte se vislumbra una rayo de esperanza para Carmona. Los lanzadores Maykel Taylor y Pavel Pino esperan la repatriación para así incorporarse inmediatamente al equipo. Sin dudas la experiencia adquirida por estos dos hombres en un béisbol mejor al disputado en Cuba, le pudiera otorgar una profundidad de bullpen a los azules que actualmente no poseen.

El tema con los jugadores de posición también tiene tela por donde cortar. El polémico caso de Jorge Luis Barcelán fue el primer escollo en el camino dando pie a un sin fin de especulaciones que finalmente quedaron aclaradas. La convicción en las palabras de Carmona transmitidas en la entrevista que concedió a Pelota Cubana se cumplió y el torito confirmó que se queda en Industriales para que el mentor y la fanaticada azul respiraran tranquilos.

La segunda problemática está en la primera base, la no inclusión de Samón en la nómina para la venidera serie (por motivos ya conocidos) deja un vacío en la parte media del line up de los Leones. Carmona debe ahora buscar sustituto al referente ofensivo de la pasada campaña y el hombre para ello pudiera ser Lisbán Correa, quien aún cumple una sanción por el altercado de la pasada serie.

El nuevo capitán giraldillo asumirá las responsabilidades al bate que tuvo Samón en la pasada campaña una vez restablecido de su impedimento de jugar. La fórmula designada por Carmona buscará apostar por el poderío con el madero de Correa y para solucionar las deficiencias con el guante del jugador, el manager pudiera hechar mano de un ya probado en el primer cojín como lo es Stayler Hernández.

El tercer panorama es la comidilla por estos días del ambiente beisbolero en La Habana. El jardinero capitalino Alberto Calderón se encuentra en un supuesto pleito entre la Dirección de Deportes de La Habana y su homóloga de la Isla de la Juventud.

El muchacho natural de Boyeros desea jugar con el equipo al que es hincha de pequeño como casi todo habanero, pero según un miembro de la dirección del INDER habanero que decidió permanecer en el anonimato, el jardinero habría firmado un contrato por 5 años que lo ata a la dirección de deportes del municipio especial.

Dicha institución amenaza con sancionar al jugador con dos años sin jugar béisbol debido al incumplimento de la firma. Esperemos que la situación se resuelva de la manera menos problemática posible para todas las partes teniendo en cuenta el vacío legal en torno a los traspasos en la pelota cubana.

En un béisbol bastante diferente al anterior en el que estampó su dirección, el nuevo timonel azul no hizo más que tomar el mando y comenzaron a aparecer los problemas. El largo camino en su nuevo trabajo no hace más que comenzar y Guillermo apelará a su experiencia para solventar las dificultades que se le avecinan. Su objetivo no es más que la corona, pero con estos truenos no hay quien duerma.

%d bloggers like this: