December 3, 2020

Pelota Cubana

El mejor sitio de béisbol cubano

El cubano Luis Avilés Jr. continúa batallando por el sueño de las Grandes Ligas

Por Francys Romero

Luis Jarhol Avilés debutó en Ligas Menores en 2013 luego de que los Cerveceros de Milwaukee lo eligieran en la ronda 30 del Draft desde Southwest Miami High School. Aceptó el reto del profesionalismo bien temprano, antes tuvo que emigrar desde Cuba a los Estados Unidos y adaptarse a una nueva cultura.
Aunque no es muy mencionado en sitios del béisbol cubano, Avilés Jr. llegó a los Estados Unidos con 12 años. Desde los ocho comenzó las actividades del béisbol en la Isla y cuando su padre ganó la “lotería de visas” en 2006 arribó a tierras estadounidenses.

“Primero que todo trataré de mantenerme saludable el año entero”, dijo Áviles Jr. a CiberCuba en reciente entrevista.

El muchacho es un talento más que valorado. Según la revista Baseball America fue catalogado como el campocorto defensivo en Clase-A avanzada durante 2018 y después el mejor robador de bases en 2019 de la Southern League (Doble-A). Avilés Jr. ha robado 57 bases en las últimas dos temporadas en las Menores.
Para dar el gran salto a Triple-A y luego a MLB dice Áviles: “Yo me siento listo física y mentalmente”.

Tras siete temporadas con los Cerveceros se hizo agente libre en Noviembre pasado y no transcurrió siquiera un mes cuando los Angelinos de Anaheim lo firmaron para que prosiguiera el camino en el sistema de MLB.

Áviles bateó .253/.322/.327, con 16 dobles, dos cuadrangulares y 27 robos en 34 intentos. Fue incluido en el equipo Todos Estrellas de Doble-A en mitad de temporada, luego de dejar su huella en Biloxi Shuckers, sucursal de Milwaukee.

Quizás, su ascenso no ha explotado por el poder ocasional que posee (28 jonrones en siete campañas) algo en lo que el cubano está entrenando día a día.

“Yo creo que el poder está siendo muy considerado por las organizaciones, por eso he trabajado en esta “offseason” porque poder tengo, no hay duda ahí, lo que tengo es que usarlo de la manera correcta”, agrega.

“Como puedes ver soy un corredor rápido, antes sólo pensaba en embasarme, irme al robo y buscar la manera de anotar para ayudar a mi equipo”, dice el habanero que pegó de 5-5, con cuatro anotadas y un jonrón el 9 de septiembre pasado en los Playoffs de Doble-A. Esas noches brillantes son las que Áviles desea repetir.

Los Tigres del Licey lo llamaron a finales de 2019 al roster de Ligas Invernales. “No tuve la experiencia de jugar mucho. Llegué un poco tarde en la temporada y ya tenían a varios Grandes Ligas con experiencia y prioridad, pero la verdad me encantó la Liga y fue un momento memorable.

Volvería desde temprano en la próxima temporada para poder jugar más y disfrutar la experiencia”.Áviles probablemente sea asignado al nivel de Doble-A en las Menores con Anaheim durante la venidera campaña de 2020.

Él nunca olvida sus inicios en la capital de Cuba. A los ocho años le pidió a su madre que lo dejara jugar béisbol.

“Me dijo que no. Que todos mis hermanos mayores quisieron lo mismo y luego lo dejaban”.
“Pero la pelota lo era todo para mí”, confiesa.

Avilés Jr. le prometió a su madre que no comería de nuevo hasta que no lo llevara a registrarse en el equipo de béisbol de la categoría. Esta sonrió. Avilés estuvo tres días comiendo en casa del padre (quien vivía a cuatro casas de la madre) aparentando una huelga de hambre.

“Llegaba a casa y pretendía que no había comido. Mi madre se puso triste”.
En poco más de 72 horas su madre lo llevó al estadio para que el muchacho comenzara en el béisbol.

Con la misma astucia y pasión por el juego Luis Avilés Jr. persiste en la búsqueda del sueño dentro del mejor béisbol del mundo. La velocidad y la inteligencia son las mejores armas del chico de La Habana que emigró a los 12 años. La batalla por algún día tocar un terreno de Grandes Ligas no ha hecho más que comenzar.

%d bloggers like this: