November 28, 2020

Pelota Cubana

El mejor sitio de béisbol cubano

El último anillo es de Guantánamo

Por: Juan Carlos Lahera

Es un sueño para cualquier pelotero cubano llegar a Grandes Ligas. Convertirse en jugador de todos los dias es un plus extraordinario pero ganar una Serie Mundial y el anillo que lo certifica es la realización de ese sueño con creces. El último cubano en lograrlo ha sido el guantanamero Roenis Elías en la temporada 2019 con los Nacionales de Washington.
El idilio de los cubanos con el anillo puede remontarse bien lejos en la historia y su primer exponente fue el habanero Adolfo Luque, quien alcanzó la hazaña en 1919 y 1933. Bárbaro Garbey fue el primer jugador proveniente de nuestro torneo nacional que triunfó en una Serie Mundial, logrando el título con los Tigres de Detriot en 1984.
Dentro de la generación contemporánea, esta que comenzó su migración a inicios de los años 90 y hasta la fecha, hay varios nombres relevantes que obtuvieron dicho anillo. En ellos precisamente queremos enfocarnos, comenzado con el mayor coleccionista de la joya, el estelar lanzador Orlando Hernández.
El Duque logró 4 títulos de Serie Mundial y sus correspondientes anillos. Vistiendo el uniforme de los Yankees de Nueva York se coronó en 1998, 1999 y 2000. En este último año también José Canseco se alzó con el galardón al compartir equipo en los Yankees.
El último anillo de El Duque llega de la mano de los Medias Blancas de Chicago en el año 2005, equipo dirigido por el venezolano Ozzie Guillén y con el pinareño José Ariel Contreras como compañero, siendo este un estandarte en la victoria de Chicago al ganar 3 partidos importantes en la postemporada, uno en cada serie.
Un año antes que el habanero, en 1997 su hermano Liván Hernández gana un anillo con los Marlins, resultando MVP de la Serie Mundial donde enfrentó a los Indios de Cleveland. El nacido en Villa Clara volvía con ello a ganar un anillo para Cuba 8 años después que lo lograra Canseco con los Atléticos en 1989. Este anillo de Liván sería el primero para la oleada de cubanos que decide probar suerte en la Gran Carpa a partir de los 90.
Desde la serie de 2005 ganada por los patiblancos con Contreras y El Duque en sus filas hubo una sequía de diez años para Cuba. En el 2015 el toletero Kendrys Morales logra alzarse con el anillo defendiendo a los Reales de Kansas City.
En esa Serie Mundial se enfrentaron a los Mets de Nueva York cuyos colores vestía Yoennis Céspedes, por lo que de cualquier manera estaba garantizado el hito sin importar el equipo ganador por la presencia de antillanos en ambos contendientes. Este hecho se repitió en la recién finalizada contienda con participación de cubanos en los dos equipos aspirantes a ganar el clásico de otoño hace sólo unos días.
Antes, en 2016 los Cachorros de Chicago rompieron su sequía de más de un siglo sin títulos de Serie Mundial. Por los chicos de Wrigley Field se alzaron con el anillo los cubanos Aroldis Chapman y Jorge Soler, el holguinero viniendo desde el bullpen para cerrar los partidos y el oriundo de La Habana como jardinero y jugador de cambio.
En este 2019 los Astros de Houston llegaban como favoritos a conquistar su segundo título en tres años con varios cubanos en sus filas, entre ellos el estelar espirituano Yulieski Gurriel. El Yuli venía por su segundo anillo con Houston después de ganarlo en 2017 en dura porfía contra los Dodgers. Gurriel que nunca pudo ser campeón en Cuba logró su anillo en el segundo año con Houston y rozó la gloria este 2019 hasta que los Nacionales de Washington del guantanamero Roenis Elías cambiaron el guión.
Si bien el muchacho del guaso no tuvo participación en la postemporada, a lo largo de 2019 computó para 4 victorias y 2 derrotas con un promedio de 3.96 en 50 IP entre Seatle y Washington. El zurdo de 31 años será el último cubano en portar el codiciado anillo hasta que otro antillano conquiste una Serie Mundial con su equipo, su nombre estará en la historia del galardón y en el orgullo de los cubanos para siempre.
Foto de MLB Cuba
%d bloggers like this: