November 25, 2020

Pelota Cubana

El mejor sitio de béisbol cubano

Con Grandal, Greg Genske ha dado disertación del manejo de un cliente en la agencia libre.

Por: Javier González

BOSTON, MA- Cuando el 10 de enero del presente año, Greg Genske, representante del catcher cubano Yasmani Grandal, acordó por una temporada y $16 millones con los Cerveceros de Milwaukee, después de haber dejado sobre la mesa una oferta de $60 millones y 4 campañas de parte de los Mets, la prensa (y quien no era la prensa) se le fueron encima de una buena vez.

“No supo leer su mercado”….”cuatro años garantizados para un receptor de 30 años no se dejan correr”….”arrastraba una oferta calificada, debió pensarlo dos veces antes de rechazarla”…. Comentarios como estos inundaron las redes en su momento, sin embargo, hoy día el panorama luce bien distinto.

Poniéndolo un poco en retrospectiva, el cubano fue uno de siete peloteros que recibieron la oferta calificada cinco días después de terminada la Serie Mundial 2018 (de la cual fue parte), y como era de esperar, también fue uno de seis en rechazarla y elegir la agencia libre arrastrando compensación (únicamente su ex compañero de equipo Hyun-Jin Ryu la tomó).

Para ese entonces, Grandal venía de liderar a todos los receptores calificados del viejo circuito en juegos disputados (140), cuadrangulares (24), boletos recibidos (72), poder aislado (ISO: 225), carreras salvadas (DRS: 9), entre otras estadísticas, tanto de corte tradicional, como sabermetrico.

Eso, añadido al valor de la posición defensiva en la cual se desempeña, hicieron pensar a Genske que el valor de su cliente estaba bien alto. Fue esa línea de pensamiento, la que hizo que el agente deportivo tumbara la mencionada oferta de aproximadamente $60 millones y cuatro años proveniente de Queens, ya que, al decir del mismo atleta, consideraron que “no le estaban dando lo que pensaban que tenían que darle”.

Así las cosas, en enero llegó la firma con los de Wisconsin: un acuerdo de una temporada y $16 millones, con una opción mutua para otro curso, valorada en la misma cantidad, o en su defecto, un buyout de $2.5 millones si decidía salirse acabado el primer año.

Obviamente a Grandal jamás le pasó por la mente ejercer la opción para 2020, sino cobrar sus $16 millones del año, sumado a los $2.5 millones de buyout y aprovechar al máximo su estadía en Milwaukee para revalorizarse y salir nuevamente al mercado en 2019. Claro, esta vez ya tendría la ventaja de no arrastrar compensación.

Durante su pasantía en los Cerveceros, el nativo de Guira de Melena lideró a todos los receptores de la Nacional en cuadrangulares (28), OBP (380), wOBA (361), wRC+ (121), BB% (17.2), ISO (222) y WAR ofensivo (3.7). Eso era justo lo que esperaba Genske para relanzar a su cliente una vez más al mercado.

Así lo hizo y hoy, a escasos 22 días de reingresar a la agencia libre, el cubano pesca el primer gran contrato del off-season. El monto fue de $73 millones por 4 temporadas, y coincidentemente, el salario que estará percibiendo anualmente en el período comprendido entre 2020-2023, será idéntico al devengado la última campaña: $18.25 millones.

Lo curioso del caso es que ese monto, sumado al cobrado en 2019, hacen que el cubano se embolsille $91.25 millones desde el invierno pasado hasta el final del actual acuerdo. Eso es superior, por amplísimo margen, a los $60 millones y 4 temporadas que les rechazó a Brodie Van Wagenen y los Mets en el anterior mercado. Entonces, ¿valió o no la pena tomar el riesgo e intentar buscar su valor real?

Por cierto, el contrato de Grandal es el más lucrativo otorgado jamás a cualquier pelotero por parte de la organización del sur de Chicago en sus 118 años de existencia.

Nada amigos, que Genske es el agente deportivo y nosotros la prensa, ha quedado en evidencia.

Sígueme en Twitter como: @JavierGH1213

%d bloggers like this: