July 10, 2020

Pelota Cubana

El mejor sitio de béisbol cubano

Los Cocodrilos doblegan a los Gallos en la lucha por el comodín.

Por: Raúl Hernández Lima

Esta tarde el Palacio de los cocodrilos se vestía de lujo. Detrás de la lentejuelas ocultaba el temor de quedar a las puertas del éxito después de tanto sacrificio. Las expectativas contemplaban sólo la victoria. De nada serviría venir de atrás para empatar a un partido la serie de comodín si no ganaban el de hoy.
En la casa del frente los espirituanos albergaban el mismo sentimiento. El trascendentalismo nunca fue tan obvio. Este era el partido más importante de toda la temporada. De nada valdría que por algún tiempo se ocupó la silla de los líderes y se miró a los demás desde la cima si no eran capaces de dar un golpe sobre la mesa de los Cocodrilos.
Las estadísticas hablaban de 13 partidos sin vencer a los yumurinos en casa pero esas no están para otra cosa sino para romperse, pensaron los Cepeda y compañía. Yanquiel Mauri sería el encargado de bombardear los bates locales y aguantar la embestida de casa para que los gallos pudieran cantar al final del aguacero. Sus seis éxitos sin fracaso lo abalaban como el hombre ideal.
Pero los truenos comenzaron a caer temprano. Erisbel Arruebarruena alzó la voz y alardeó de su paso por el mejor béisbol del mundo con un jonrón en el tercer ining para poner a los suyos en ventaja. Sin embargo los visitantes no querían perder de vista su objetivo y cayeron sobre los envíos de Jonder Martínez para hacerle dos que los hiciera tomar la delantera en una carrera con meta en la segunda etapa de la 59 Serie Nacional.
Cuatro imparables ante el derecho del Mariel bastaron para hacerle saltar de la lomita de los suspiros. Naykel Yoel Cruz apareció cuando todos esperaban otra cosa y no fue hasta la llegada por fin de Yaniel Blanco Portal que cesaron las angustias en el Victoria de Girón. La entrada terminó para los gallos y era el turno de los matanceros para ver de qué estaban hechos. Un pelotazo a Yasiel Santoya, ese que un día canto en el Huelga espirituano junto a los gallos y que ahora defiende los colores del rival, una base por bolas después de par de out y un batazo de tres esquinas a lo profundo del central de Eduardo Blanco levantaban de sus asientos a los casi 6 mil espectadores que se comían las uñas en el graderío.
El golpe le costó a Mauri marcharse con la cabeza baja. En su lugar se erigía Yanieski Duardo, el mismo que apagó todos los fuegos que amenazaron a los suyos durante la temporada y que no pudo sofocar la llama de Juan Miguel Martínez quien trajo a Blanco desde la antesala haciendo soñar despiertos a los presentes.
Los visitantes se negaron a entregar las armas y ripostaron en la sexta provocando el salto del lanzador de turno y a la postre el ganador con trío de hits consecutivos y la carrera que cerraba el marcador a una nuevamente. Dos de los imdiscutibles fueron a la cuenta de los Cepeda que conectaron tres pre cápita en definitiva al finalizar el encuentro. Entonces entró al encuentro otro importado, este de la fenomenal escuela pinareña de lanzadores. Se trataba del zurdo Irandhi Castro quien ponía las aguas en calma.
Llegó el de la suerte para los de casa y Javier Camero encontró dos compañeros en las almohadillas despachando la bola al otro lado de la cerca para hacer explotar la fanaticada que ya celebraba con anticipación su boleto a la siguiente fase. Otro par de ‘extranjeros’ se tornaban profetas en tierra ajena y después de la base otorgada por Duardo a Santoya que lo mandaba a los camerinos, el Camagüeyano William Luis soltó alegre el madero ante el envío noble de Pedro Álvarez para sentenciar el choque.
Las nueve carreras parecían un escollo infranqueable y de hecho así fue. Una escaramuza en el octavo, otra vez hits consecutivos del veterano Cepeda y el bisoño del mismo apellido, hacían que el primero pasara por la registradora pero el 9-4 no se movería. Armando Dueñas no permitiría otras libertades y con broche de tres y un tercio se dejó el brazo y la vida para anotarse el salvamento y regalarle a los suyos el pasaporte a la gloria.
Otra ves los espirituanos veían aparecer ante si viejos fantasmas. Ganar el juego importante nuevamente les era esquivo y los matanceros celebraron su victoria 14 de forma consecutiva ante los mismos rivales en casa y la posibilidad de pelear por el título de campeones que tan de cerca han acariciado. Veremos si este año será.
%d bloggers like this: