November 24, 2020

Pelota Cubana

El mejor sitio de béisbol cubano

Yordan Álvarez, el mejor novato de la historia de los Astros.

Por: Raúl Hernández Lima

Cada vez que el portento de 22 años se para en la caja de bateo arranca la atención de quien sabe lo que puede suceder. Lo neófitos de sus capacidades, no hablo ya de sus posibilidades, puede que se asombren con cualquier ‘bestialidad’ del tunero, que para cualquier conocedor parecerá algo sencillo, una paloma más sacada de su interminable chistera.

Quizá los que conocemos de cerca a ‘The Man Child’, acostumbrados ya a ver como convierte todo lo que toca en oro, no valorarmos en mayoría la significación de la elección, por tercera vez consecutiva, como el novato del mes en la Liga Americana. El hecho de lograrlo en sus primeros meses en mlb lo convierten en el primer rookie de su franquicia en realizarlo. El hito nos remonta al 2017 cuando Aaron Judge lo hizo llevándose al final de la temporada el premio al novato del año.

Sus números no espantan a nadie. No exagero. Nadie se asombra ya cuando escucha detrás de una barbaridad como batear línea de .309/.425/.670/1.095 apenas en su tercer mes en el mejor baseball del mundo, el nombre de nuestro muchacho. A ello súmele 9 bambinazos y 26 impulsadas nada menos. Quizá ya nos acostumbramos. Sucede que en su tiempo en las mayores una palabra se torna clave, constancia.

La estabilidad del ébano es tal, que acumula hasta la fecha un envidiable promedio de .317 con un OBP de .413, formidable sluggin de .671 más un estratosférico OPS de 1.084. A ello súmele los 22 cuadrangulares en sólo 240 turnos, promediando uno cada menos de 11 veces al bate. Ello lo ayudó a impulsar 63 carreras, las que junto a sus 46 anotadas hasta la fecha hacen un total de 87 producidas nada menos. Esto no sólo lo pone con condiciones para erigirse como novato destacado sino que, por lo menos, lo ubica en buena posición para el más valioso de su equipo.

La manifiesta calidad en el home plate del extraterrestre casi no dejan ver fisuras en su bateo. Muestra fehaciente de ello es el similar desempeño que presenta ante lanzadores de su mano, la mal llamada equivocada .307/.384/.680, comparado con los .321/.426/.667 frente a lanzadores diestros.

Pero el fuerte de Yordan se torna traer sus compañeros hacia la registradora. Una vez huele la adrenalina de los lanzadores por la posibilidad de ver caer su feudo, cual depredador ante su presa, se asegura pegar con rabia la bola para destrozar los marcadores. Así encontramos que batea un .336/.424/.649 espectacular con corredores en circulación, y un 667./714./1500./2214 de otra galaxia si resulta que las bases están llenas.

Los mayores hitos del cubano seguramente están por venir y salvo aquellos que no gozan de un sano juicio, casi nadie tiene dudas de verlo convertirse en el novato del año. Pero más allá de eso, su equipo se presenta en unas condiciones inmejorables para llegar a la post temporada, allí nuestro chico también pudiera agrandar su epopeya y regar de épica su paso por las mayores.

Seguramente él nos permitirá deleitarnos y seguirá escribiendo la historia con su incomparable calidad. Nosotros, los agradecidos, le acompañaremos, seguramente para aplaudir el extraordinario performance del mejor novato de la historia de los Astros.

%d bloggers like this: