Pelota Cubana

El mejor sitio de béisbol cubano

Mejía y Despaigne nos recuerdan el septiembre de 2014

f0034057

 

Por Claudio Rodríguez Otero

La cerrada pelea por el título de empujadas de la Liga del Pacífico que están protagonizando el venezolano Ernesto Mejía y el cubano Alfredo Despaigne, junto al japonés Sho Nakata, nos hace recordar el emocionante mes de septiembre que vivimos en la campaña 2014 de la NPB.

 

En aquella ocasión, el propio Mejía estaba enfrascado en una férrea lucha por el título de cuadrangulares del circuito junto al dominicano Wily Mo Peña y el japonés Takeya Nakamura que no pudo tener un final más inesperado.

 

Antes de pasar a los detalles de lo que ocurrió ese año, repasemos brevemente lo que está ocurriendo en la actualidad.

 

A la fecha de hoy, Sho Nakata, jardinero de los Luchadores de Nippon Ham, está comandando la Liga del Pacífico con 89 remolques. Mejía, inicialista de los Leones de Seibu, le sigue de cerca con 88 y Despaigne, bateador designado de los Marinos de Lotte, ocupa el tercer lugar con 86.

 

Esas posiciones han cambiado varias veces esta última semana. El pasado domingo 21 de agosto, los 3 toleteros compartían el primer lugar con 83 empujadas cada uno. Luego de un día de descanso, Mejía remolcó una carrera el martes 23 de agosto para superar a sus dos competidores y asumir el liderato en solitario con 84.

 

Sin embargo, Nakata lo igualó al día siguiente y lo pasó el jueves luego de cosechar 2 remolques más. El viernes, Despaigne produjo dos carreras para pasar a Mejía y colocarse en el segundo lugar con 85, justo detrás de Nakata.

 

El japonés remolcó una más el sábado para mantener su liderato con 87, mientras que Despaigne empujó otra para seguirlo de cerca con 86.

 

Finalmente, ayer domingo Mejía produjo 4 carreras para pasar a Despaigne, que se mantuvo con 86, y colocarse en el segundo puesto con 88, sólo una por detrás de Nakata, que cosechó una más para mantener su liderato con 89.

 

La pelea entre los tres en la recta final de la temporada promete ser tan emocionante como lo fue aquella competencia de jonrones en 2014, de la que hablaremos a continuación. No obstante, debemos mencionar detalle importante: Mejía ha recibido permiso de su equipo para ausentarse por unos días y estar con su esposa, que está a punto de dar a luz.

 

No sabemos cuándo viajará ni por cuántos días estará ausente, pero esa inactividad sin duda afectará sus posibilidades de salir victorioso. De cualquier forma, sólo nos queda esperar para saber cuál será el desenlace de esta historia y disfrutar con mucha intensidad este último mes de la campaña que está a punto de empezar.

 

Regresemos entonces a 2014, el año en que Mejía, que fue firmado como un refuerzo de emergencia por Seibu, debutó en la NPB. En su primer turno al bate, el 15 de mayo, disparó su primer cuadrangular y desde entonces no paró de enviar la pelota a las gradas hasta el final de la temporada.

 

En sus primeros 23 juegos, entre el 15 de mayo y el 15 de junio, conectó 5 jonrones y remolcó 11 carreras. En los 20 partidos siguientes, entre el 16 de junio y el 15 de julio, sonó 8 vuelacercas más y produjo 18 anotaciones.

 

Del 16 de julio al 31 de agosto, se fue para la calle 14 veces más y empujó otras 25 carreras en 36 juegos, por lo que para el primero de septiembre acumulaba ya 27 jonrones y 54 empujadas. Esos 27 estacazos lo colocaban en el segundo lugar de la categoría, apenas uno por detrás de los líderes, el japonés Takeya Nakamura y el dominicano Wily Mo Peña, quienes sumaban 28 cada uno.

 

Con 3 vuelacercas el 4, 5 y 7 de septiembre, el venezolano totalizó 30 para superar a sus competidores y asumir el liderato absoluto del departamento, si bien Peña disparó un cuadrangular el mismo 7 para asumir en solitario en el segundo lugar con 29.

 

Nakamura pegó el 30 al día siguiente y Peña lo igualó el 10 de septiembre, por lo que para esa fecha se registró un triple empate en la punta, ya que Mejía se mantenía también con 30 estacazos en su haber.

 

Mejía volvió a tomar la delantera el 13 al llegar a 31, pero Nakamura lo igualó al día siguiente y Peña se unió a ambos el 17 para registrar el segundo triple empate de la carrera. No obstante, el venezolano volvió a separarse del grupo al irse para la calle el 19 y el 21 y totalizar 33 cuadrangulares en la campaña.

 

Esa ventaja pareció suficiente para darle el título, pero quedó en el recuerdo varios días después, cuando Nakamura sumó un par de vuelacercas el 26 y 27 para igualarlo. No obstante, se lesionó poco después y la mesa quedó servida para que el criollo se quedase con el título.

 

Con Nakamura presumiblemente fuera por el resto de la campaña, todo lo que tenía que hacer Mejía era conectar un jonrón más para ganar la competencia, ya que Peña estaba dando señales de haberse quedado sin gasolina.

 

La tarea no fue fácil, pero Mejía cumplió la misión y conectó su estacazo número 34 el 2 de octubre en el penúltimo juego de la temporada. Salvo que Peña disparase 4 vuelacercas en su último juego para pasarlo, el título ya estaba en sus manos.

 

Fue entonces cuando ocurrió lo inesperado. El 3 de octubre, durante el último juego del año para Seibu, surgió oportunidad de utilizar un bateador emergente en la apertura del séptimo episodio. A pesar de tener como 10 días sin jugar e incluso sin practicar, el manager decidió llamar a Nakamura para que tomase un último turno y tratase de igualar a Mejía. Después de todo, lo único que necesitaba era pegar un jonrón para igualarlo y compartir el título con él.

 

Y eso fue exactamente lo que pasó. En el primer lanzamiento que vio, Nakamura envió la pelota a las gradas del jardín central del Estadio Kobo de Sendai para capturar su quinto título de jonrones de la Liga del Pacífico en 7 años.

 

Tal fue la contundecia y el drama del batazo, que Mejía lo abrazó al llegar al dugout y lo felicitó por su increíble hazaña.

 

El venezolano completó entonces una campaña para el recuerdo con 34 vuelacercas, 73 empujadas y un promedio de .290 que lo dejó como el décimo mejor bateador del circuito. Adicionalmente, no sólo se alzó con el título de jonrones sino que también fue electo al Equipo Ideal de la Liga del Pacífico como primera base.

 

Peña disparó su cuadrangular 32 el 4 de octubre para quedar en el tercer lugar de ese departamento. Así mismo, remolcó 90 carreras para compartir el segundo puesto de la categoría con Nakamura y completar la que fue la mejor temporada de su carrera en la NPB.

 

Septiembre de 2014 también nos permitió ser testigos de otra gran actuación latina. El dominicano Rainel Rosario, que estaba debutando en la NPB con los Carpas de Hiroshima y apenas se había ganado la titularidad un par de semanas atrás, bateó la escalera el día 2 luego conectar un jonrón, un triple, un doble y un sencillo ante los Gigantes de Yomiuri.

 

Por si eso fuera poco, el joven jardinero se alzó con el premio al Jugador Más Valioso de ese mes en la Liga Central tras batear para .413, con 5 jonrones y 19 empujadas en 23 juegos.

 

Tal como ocurrió en la recta final de la campaña 2014, Mejía no atraviesa su mejor momento de forma en la actualidad, pero sin duda sigue peleando como lo hizo entonces para tratar de capturar el título.

 

En esta ocasión, está peleando por 2 títulos y sus posibilidades de ganarlos ambos son buenas. ¿Lo logrará? Eso es lo que averiguaremos en las próximas 5 semanas.

A %d blogueros les gusta esto: