Pelota Cubana

El mejor sitio de béisbol cubano

​”Pienso estar en el equipo de Brasil sin problemas para el Pre-Clásico, no puedo ser tan fatal”.- Irait Chirino


Por David Díaz  
Los ídolos de la infancia de Irait Chirino (1 de agosto de 1984) eran Javier Méndez y Barry Bonds. Tiempos aquellos en que su difunto padre lo llevaba con tres o cuatro años a entrenar (junto a su hermano gemelo Iraklis Chirino) al área deportiva de Márquez y Carlos III. El oriundo del barrio La Victoria, en Centro Habana, confiesa entre risas que desde que nació estaba jugando béisbol, además de que vivía cerca del conocido Pontón.

En 2013 marchó limpiamente de Cuba, luego de numerosas frustraciones concernientes a su inclusión en los equipos Cuba. “Nunca me dieron explicación de nada al respecto, nunca aclararon nada ni a mí, ni al público. El año del Clásico de 2013 yo tenía todo para estar en la preselección y ni fui convocado, y mis números en la Serie ese año estaban super bien. Ese fue el año que decidí salir a buscar un futuro mejor para mí y mi familia, porque ya en Cuba no tenía nada que conseguir”, expresa quien concursó en nueve Series Nacionales con average de 302, 141 tubeyes, 753 indiscutibles y 49 cuadrangulares.
Irait, sí estuviste en la preselección del Clásico 2013…
“Pues mira, desconocía eso. Nunca me dijeron eso ni siquiera”.
Antes de continuar explorando tu interesante carrera deportiva, le podrías hablar a los lectores de Cronodeportes sobre tu trayectoria antes de debutar en Series Nacionales.
“Bueno, yo comencé oficialmente a jugar desde que tenía seis años en el Pontón como te dije. Mi primer torneo oficial fue con ocho años en una Provincial categoría 10 -12 y ese mismo año fui a la Nacional de la misma categoría, siendo el más chiquito del equipo. Continué jugando los torneos por Centro Habana y con 13 abriles entro a la EIDE Mártires de Barbados, en la que estuve cuatro años ininterrumpidamente. Posteriormente salté para la ESPA provincial de La Lisa y en el último año de los juveniles realicé tremendo rendimiento, pero no lo tuvieron en cuenta para el equipo Cuba. Nunca me convocaron al equipo grande, siempre fui penalizado en los equipos nacionales sin motivos y con resultados”.
¿Qué te decían?
“Nada, en el juvenil me dijeron que como me desempeñé varios juegos como bateador designado, no era posible mi inclusión y cosas así. Cuando en el béisbol no caes en gracia, es así en Cuba.
Debutaste con el extinto Metropolitanos en Series Nacionales y te consagraste con Industriales.
“Llegué a las Series Nacionales en noviembre de la temporada 2004-05 con Metropolitanos bajo la dirección de Juan Padilla. Fue un sueño convertido en realidad, pues desde niño siempre soñé jugar en un estadio Latinoamericano lleno. Me mantuve en ese equipo hasta 2009”.
…cuando cumples otro anhelo al integrar las filas de Industriales…
“Eso fue algo grande, tremenda experiencia para mi y fue una ilusión convertida en verdad. Desde pequeño siempre anhelé eso, que mi padre me viera vestido de azul en el Latino, fue lo mejor que me ocurrió en mi carrera deportiva hasta ese momento”.
 ¿Por qué lo más grande hasta ese momento y no hasta ahora? ¿Qué supera ese instante de tu vida en materia deportiva?
“El campeonato que ganamos en 2010, la misma temporada que pasé a los Industriales, fue para mí lo más grande en mi carrera, además de que fue un campeonato muy luchado por nuestro equipo”.
Irait, reiteradamente me mencionas a tu padre, ¿por qué lo haces con tanta frecuencia?
“Porque mi padre José Antonio Chirino se murió cuando yo tenía once años y siempre, desde pequeño, me inculcó el béisbol en la sangre. Él era muy fanático a la pelota y a los Industriales y siempre soñaba con momentos en que yo jugara en ese equipo. Prácticamente me crié en el Latino, viendo a los Industriales desde niño”.
No debutaste con él, pero fue el 25 el número con el que muchos te recuerdan.
“Bueno, yo debuté con el número 11, jugué tres años en Metros con ese número. Después, al cuarto año, fue que cogí el 25, porque no tuve mis primeros años muy relevantes y decidí cambiarlo, pues como te dije, tenía de espejo al gran Barry Bonds. Si te fijas en mis estadísticas en las Series Nacionales, te darás cuenta que cuando cambié mi número, cambió mi resultado en ese evento”.
Varios managers, ¿con cuál sentiste más empatía?
“Jugué con cuatro managers en nueve Series, cada uno contaba con una característica diferente. Tenía más afinidad con algunos, pero es difícil darte simpatía ahora mismo. Con el que más tiempo jugué fue con Milián, tres años, pero no lo pongo como el mejor. Para mí el mejor que yo vi fue a Anglada, aunque nunca tuve el honor de jugar con él como director. Tremendo manager, hombre y amigo de todos sin preferencia”.
Sé que tu primer cuadrangular en Series Nacionales se lo conectaste a un fuera de serie dentro de nuestro béisbol.
“Se lo conecté a Pedro Luis Lazo el 26 de diciembre de 2004. Es un momento que jamás retiraré de mi mente”.
Me decías que en 2013 sales de Cuba, algo similar la vía por la que lo hicieron tus coterráneos Ernesto Noris y Juan Carlos Muñiz.
“Salí destino a Brasil el 22 de octubre de 2013, de manera legal por carta de invitación de un amigo, que me veía jugar cuando venía de visita a Cuba y se hizo fanático mío. Me casé para lograr la residencia, pero no por más nada. Yo vivo aquí en Brasil con mi mujer de Cuba”.
¿Recibiste críticas cuando determinas marchar de Cuba?
“Normal, pero recibí más elogios que críticas, porque llevé varios años rindiendo y nunca fui llamado para nada. Eso fue lo que siempre me ayudó, que yo hice todo por continuar jugando en Cuba, pero nunca tuve oportunidad de tener recompensa de mis resultados”.
¿Cuántas preselecciones integraste?
“En el 2009 hice la preselección y en el 2013 fui a Estados Unidos al tope”.
… y no te quedaste.
“Siempre quise el día que me fuera de Cuba que fuese legal y así mismo fue. Yo soy muy familiar, mi mamá y mi familia es lo primero”.
¿Qué haces en la actualidad? Muchos son los aficionados que se lo preguntan.
“Aquí el béisbol no es como en Cuba, es muy diferente por mucho, pero siempre pensé en salir adelante.
“Aquí el béisbol se concentra en la colonia japonesa y ellos dicen y disponen en el béisbol, pero bueno, lo más importante es que soy libre. En Brasil para vivir de la pelota tienes que trabajarlo, porque no pagan nada por jugar. Yo trabajo en un club con atletas de 15 a 18 años y juego aquí los torneos”.
 Chirino, cumpliste hace pocos días 32 años, ¿francamente, todavia persigues el sueño de las Mayores?
“Como dices, el primero de agosto cumplí 32 años y el sueño de jugar en las Mayores es casi imposible, pero no puedo decir que absoluto, porque uno nunca sabe que tiene el destino para uno. Pero si quiero seguir jugando donde sea y siempre que pueda y tenga fuerzas”.
Hay fuertes rumores que jugarás el Pre-Clásico en septiembre por Brasil…
“Por mi rendimiento y mi experiencia no tengo dudas que puedo estar en el equipo, pero como te dije, el béisbol aquí lo gobiernan los japoneses y ellos son muy regionalistas y es ellos y solo ellos. Pienso estar en el equipo de Brasil sin problemas, no puedo ser tan fatal”.
¿Cómo te sentirías representando a otro país ?
“Ahora mismo no sé explicarte eso, porque nunca ha acontecido, no tengo ni idea”.
Para concluir, no me gustaría que pasara desapercibido tu paso con los Caballos de Coclé en la Liga de Panamá.
“Jugué efectivamente con los Caballos de Coclé, fue una experiencia buena y una gran oportunidad para mí después de llevar tiempo sin jugar a ese nivel parecido al de Cuba. Bateé 270, conecté 31 indiscutibles, un cuadrangular, siete tubeyes y quince impulsadas.

A %d blogueros les gusta esto: