Pelota Cubana

El mejor sitio de béisbol cubano

Una mirada numérica

image

Autor: Aliet Arzola Lima

Una victoria 5-3 sobre el plantel japonés de la Isla Shikoku cerró el pe­riplo cubano por Canadá y Es­ta­dos Unidos, donde por espacio de un mes compitieron en la Liga Inde­pen­diente Can-Am, circuito profesional evaluado con nivel Clase A.

Notable labor monticular de los pinareños Vladimir Baños (seis en­tradas en blanco) y Liván Moinelo (tres ponches ante seis bateadores), condujeron por la senda del éxito a la selección dirigida por Roger Ma­cha­do, que contó además con eficiente producción ofensiva de Luis Robert Moirán (jonrón y dos remolques), así como de Yosvani Alarcón (cuadrangular), Yasiel Santoya y Raúl Gon­zá­lez, quienes sumaron siete jits.

De esta forma, Cuba se despidió de tierras norteñas con balance de 11 triunfos y nueve fracasos, fruto de dos barridas 3-0 ante los equipos Su­ssex County Miners y Rockland Boul­ders, y series perdidas contra New Jersey Jackals (1-2), Ottawa Cham­pions (1-2), Trois-Rivieres Aigles (1-2) y Capitales de Quebec (1-3).

Desde el punto de vista estadístico, hay varios detalles que resaltan. Por ejemplo, tres hombres quedaron muy por debajo de las expectativas, y no precisamente por falta de oportunidad. El zurdo granmense Guiller­mo Avilés bateó 167, con promedio de embasado (OBP) de 237, sin ex­tra­bases ni carreras impulsadas en diez partidos.

El holguinero Yunior Pau­mier pe­gó solo un doble, no remolcó a nadie y dejó average de 226, aunque gracias a siete boletos vio crecer su OBP a un positivo 385. Por su parte, el máscara Osvaldo Vázquez jamás en­contró la senda (211-cuatro jits-una propulsada), y está por ver si al­guna lesión lo golpeó, pues intervino en solo seis partidos.

En términos de promedio Julio Pa­blo Martínez (AVE-231; OBP-307) y Luis Robert Moirán (286-319) no im­presionaron, pero el guantanamero anotó diez, remolcó nueve, robó cuatro bases y no cometió errores, mientras el avileño pisó 12 veces el plato, impulsó ocho, con par de do­bles, un triple y un jonrón, tres estafas en igual cantidad de intentos y también perfecto a la defensa.

Del pitcheo, pobre fue el trabajo de Yosvani Torres (8.2 innings en cuatro aperturas), Dachel Du­quesne (3.1) y Ulfrido García (3), es­tos dos úl­ti­mos muy alejados del ni­vel de­mandado para la ocasión. El santiaguero tuvo un promedio de 18 jits permitidos por cada nueve entradas, por 13.5 el avileño, al parecer sin fuerzas luego de liderar el pitcheo de los Tigres en su último campeonato.

De manera colectiva, Cuba bateó 286 con OBP de 337, 29 dobles, un triple y cinco jonrones en más de 700 turnos.

Robaron 13 bases, fueron cap­­turados en nueve oportunidades, con 53 boletos y 106 ponches, y co­necta­ron en 21 ocasiones para doble play.

En el pitcheo, terminaron con efec­tividad de 3.61, 71 pasaportes gratis (3.8 por juego) y 139 estrucados (7.5), con un WHIP (promedio de hombres embasados por entrada) de 1.377, relativamente alto. Permi­tie­ron siete vuelacercas (0.4 por partido) y la media de jits por cada nueve entradas fue de 8.6.

Pero no todo son lunares. Al­gunos respondieron con guarismos destacados, los cuales relacionamos a continuación.

image

A %d blogueros les gusta esto: