Pelota Cubana

El mejor sitio de béisbol cubano

Peloteros cubanos en Canadá firman documento que los mantiene paralizados

Por:Jorge Ebro

Además de leerle la cartilla como una suerte de ritual temible, a la selección nacional cubana que participa en la liga independiente Can-Am se le hizo firmar un papel donde se deja en claro que una fuga equivale a cinco años de penalidad antes de intentar el sueño de las Grandes Ligas.
Unos cuatro peloteros confirmados por dos fuentes independientes hicieron saber que ese documento, similar al que circula durante los Clásicos Mundiales de Béisbol, se ha convertido en una suerte de Espada de Damocles, que pende encima de la cabeza de cada jugador.
«Lo firmaron antes de salir de Cuba y no han dejado de pensar en eso», afirmó desde Ottawa una de las fuentes en contacto cercano con los jugadores. «Tienen un miedo que los paraliza, al menos es la impresión que me llevé al conversar con ellos. Ellos están interesados en jugar en una pelota superior, pero el control es tremendo».
Supuestamente, las autoridades de la delegación le comunicaron al equipo que estaban en diálogo directo con las Grandes Ligas y que la Oficina del Comisionado estaría en pleno acuerdo con la medida de los cinco años de multa para aquel que decidiera irse por su cuenta.
Sin embargo, un vocero de las Mayores negó a El Nuevo Herald que existiera tal medida de parte de ese organismo por jugar en la liga Can-Am y que el proceso para todo pelotero cubano era el mismo: ser declarado como agente libre o ser elegible en el Draft una vez que abandone el país.

A diferencia del Clásico Mundial de Béisbol, un evento que es propiedad de las Grandes Ligas y donde sí tienen efecto pleno sus regulaciones, la Canadian American Association of Professional Baseball, más conocida por liga Can-Am no está afiliada a las Mayores, a diferencia de las ligas invernales del Caribe, por ejemplo.
De hecho, la Can-Am opera en ciudades donde no le hace competencia a conjuntos de Grandes Ligas ni de su sistema de granja, la conforman jugadores que han sido descartes o muchachos de poco calibre y su nivel de calidad se estima en Clase A baja, con ciertas variaciones e individualidades.
No existe una referencia exacta sobre el salario de los cubanos, pero la Can-Am posee un techo salarial de $4,000 mensuales para casos contadísimos. La Liga Intercounty, donde juegan otros tres cubanos y también en Canadá, paga mucho menos: $1,500 para unos pocos afortunados y solo la comida para la mayoría.
«El desconocimiento es enorme y siento que los peloteros cubanos están jugando en Canadá con una presión enorme», agregó la fuente. «Muchos no quieren escapar, quieren seguir jugando para su país, pero sienten como si les faltara un derecho y se les viera como niños a los que hay que controlar’’.

Al momento de publicar esta nota, el equipo cubano -que finaliza su actuación el 2 de julio- acumulaba siete derrotas en 11 juegos, mientras la ofensiva escaseaba en lo oportuno y los abridores mostraban promedios de carreras limpias muy elevados.
La pregunta que muchos se hacen gira en torno al verdadero nivel de la escuadra nacional antillana: ¿ha caído tanto como para ser considerado de Clase A baja o los malos resultados son producto de la presión?
Y el documento…

A %d blogueros les gusta esto: