FILADELFIA — El cubano Jorge Soler sufrió una lesión en la pierna izquierda que lo obligó a salir en la tercera entrada del encuentro entre los Cachorros de Chicago y los Filis de Filadelfia, la noche del lunes.

El dirigente Joe Maddon anunció que Soler se sometería a un examen por resonancia magnética en la corva izquierda para determinar el grado de la lesión, pero no se mostró muy optimista de que Soler podría evitar ingresar en la lista de lesionados.

Maddon dijo al concluir el partido, una victoria 6-3 para los Cachorros, que confirmarán si será necesario inhabilitar al jardinero cubano después de los resultados de la resonancia magnética, que se llevará a cabo el martes.

»Veremos a ver qué sucede, se someterá a un MRI y tendremos más información», dijo el dirigente de los Cachorros, que ampliaron su marca a 40-16, el mejor récord en Grandes Ligas. »Hay que ser cuidadosos con lesiones de la corva y él tiene un historial con ellas. Veremos a ver qué sucede mañana. Una vez me dijo que sintió la corva cuando estaba corriendo a primera base le dije ya, vámonos afuera. No hay nada que debatir. Las lesiones de la corva son horrendas, así que había que sacarlo de inmediato».

El jardinero izquierdo, quien tuvo una espectacular atrapada en el primer inning para robarle un hit para extra bases al inicialista Tommy Joseph, conectó imparables en sus primeros dos turnos contra el abridor de los Filis, Adam Morgan.

En su segundo turno contra Morgan, Soler depositó una recta de 94 millas por hora en el jardín izquierdo, corrió a toda velocidad hacia primera base, y al sobrepasar la almohadilla se lo vio cojear de la pierna izquierda.

El cubano de 24 años hizo una fuerte mueca de dolor y de inmediato fue revisado por el dirigente Joe Maddon y el preparador físico de los Cachorros y removido del juego. Soler fue reemplazado por el corredor emergente Matt Szczur, quien se mantuvo en el juego en el jardín izquierdo.

»Fue como dos pasos antes de pisar la base. Se me jaló el hamstring; me estaba doliendo bastante y no podía seguir en el juego», dijo Soler a ESPN Digital al concluir el partido.

»Me he sentido un poco mejor. Me he puesto un poco de hielo y eso», agregó. »Sé que no es tan grave como las otras veces, pero sé también que me voy a demorar porque me duele y sé que no voy a poder regresar ni en dos ni en tres días. Se va a demorar».

Soler fue muy propenso a lesiones antes de subir a Grandes Ligas, perdiéndose casi toda la temporada 2013 en Clase A por una fractura en la espinilla izquierda y más de dos meses de la temporada 2014 por sufrir de tirones en la corva derecha y también la izquierda.

El año pasado, el entonces novato sufrió un esguince de tobillo izquierdo por el cual tuvo que ser colocado en la lista de lesionados, perdiéndose cerca de un mes de acción.

Aunque está bateando para apenas .223 en 50 partidos esta campaña, el cubano ha tenido mejores resultados en el plato en sus 11 últimos juegos, con un promedio de .346 con 9 hits, incluidos un doble y dos cuadrangulares, con 6 carreras anotadas.

»[Estoy frustrado] porque estaba empezando a calentarme y pasó eso. Aparte de eso, he tenido ese mismo problema anteriormente y esto vuelve a pasar», admitió un visiblemente apenado Soler, que dijo que en el mejor de los casos espera que lo coloquen en la lista de lesionados por sólo 15 días.

El año pasado, su primera campaña completa en Grandes Ligas, Soler acumuló un promedio de bateo de .262 con 10 cuadrangulares y 47 carreras impulsadas en 101 partidos de temporada regular en Chicago.