September 23, 2020

Pelota Cubana

El mejor sitio de béisbol cubano

La metida de pata del dominicano Yamaico Navarro

21ca021f9a372809910f6a70670067eb.jpg

 

Por Claudio Rodríguez Otero

Como reportamos ayer en la tarde, el dominicano de los Marinos de Lotte Yamaico Navarro fue arrestado este domingo en el Aeropuerto de Naha, en Okinawa, por cargar una bala en su equipaje de mano y ese gravísimo error podría costarle su carrera en la NPB.

 

Luego de que dimos a conocer la noticia, uno de nuestros seguidores en Twitter trató de restarle importancia al hecho alegando que, al no estar acompañada de una pistola, la presencia de la bala no representaba un gran problema, pero eso no podría estar más alejado de la verdad.

 

Japón posee una ley muy estricta que prohibe el porte de espadas y armas de fuego a prácticamente todos sus habitantes y cualquier violación de la misma por lo general acarrea consecuencias muy graves.

 

Hasta el momento se desconocen muchos detalles del caso del caribeño (sólo sabemos que fue detenido e interrogado), pero lo que sí podemos pronosticar desde ya son los muchos problemas que deberá enfrentar en los próximos días y durante el resto del año.

 

Esta lamentable noticia nos causa mucha tristeza, no sólo por la penosa imagen que estamos dejando los latinos en Japón, sino sobretodo por la gran desilusión que esto representa para todos los que esperábamos una gran actuación de él este año.

 

El colmo de los colmos es que este incidente es una copia al carbón de lo que ocurrió en febrero de 2010 con el dominicano de los Dragones de Chunichi Máximo Nelson, a quien, tal como le sucedió a Navarro, se le encontró una bala en su equipaje de mano al momento de pasar por el chequeo de seguridad de ese mismo aeropuerto.

 

Ese antecedente no podría ser más importante en este momento, ya que nos permite hacer un pronóstico realístico de lo que podría ocurrirle a Navarro en los próximos días.

 

En aquella oportunidad, el espigado lanzador fue detenido por dos días en Naha, Okinawa, mientras que la policía allanaba su apartamento en Nagoya en búsqueda de armas de fuego y cualquier otro artefacto prohibido por la ley.

 

Afortunadamente, no se encontró nada, razón por la cual fue dejado en libertad sin mayores penalidades ya que no se pudo probar que cargaba la bala con intenciones criminales.

 

Sin embargo, no ocurrió lo mismo con su equipo, para el cual el incidente constituyó un motivo de mucha vergüenza. En principio, se consideró anular su contrato y despedirlo del club, pero luego la gerencia decidió imponerle una suspensión de 3 meses como castigo.

 

Adicionalmente, reprendió de manera muy severa al encargado de supervisar a los jugadores extranjeros, a quien estuvo a punto de despedir de la organización por no haber tenido el cuidado suficiente como para evitar el problema.

 

Esa rápida y rigurosa reacción del equipo terminó salvando la carrera de Nelson en Japón, ya que la NPB, satisfecha con la manera en la que el club manejó la situación, decidió no imponerle sanciones adicionales. De lo contrario, lo más seguro es que lo hubiese suspendido y multado.

 

La gran diferencia entre ambos casos es que Nelson ya había disputado dos temporadas con Chunichi antes de tropezarse con ese problema y eso debe haber tenido un gran peso en la decisión del equipo de darle la oportunidad de continuar con la organización.

 

Navarro, por el contrario, todavía no ha cumplido su primer mes como miembro de los Marinos de Lotte y eso podría jugar en su contra al momento en que el club decida su futuro.

 

Basados en lo que le ocurrió a Nelson, lo más seguro es que el equipo actúe rápido y le imponga una suspensión para salvar su imagen pública y aplacar la ira de la NPB.

 

Reportes de la prensa japonesa que leemos al momento de escribir esta líneas indican que ya es un hecho que el jugador no formará parte del roster activo del equipo en el día inaugural de la temporada, lo que ya representa un indicativo del tipo de castigo que recibirá.

 

Así mismo, su futuro en Japón dependerá mucho del resultado de la investigación que la policía está realizando en este momento. La habitación de su hotel en Okinawa, así como su lugar de residencia en Chiba, si es que ya lo tiene, serán allanados hoy mismo en busca de armas y otros elementos prohibidos.

 

Tal como ocurrió con Nelson, lo más probable es que no se encuentre nada más (no queremos imaginarnos lo que ocurrirá si sucede lo contrario) y la policía lo termine dejando en libertad, en cuyo caso el jugador tendrá la oportunidad de continuar trabajando con su equipo como si nada hubiese pasado.

 

Pero como ya mencionamos con anterioridad, eso lo dejará en manos de un club que se verá obligado a penalizarlo de manera severa para salvar su imagen ante la opinión pública.

 

Dependiendo de lo que diga la policía, la decisión muy bien podría ser anular su contrato y despedirlo del club, lo que a su vez se traduciría en su suspensión de por vida de la NPB porque ningún otro equipo de la liga se atrevería a contratarlo.

 

No obstante, ese escenario parece poco probable. Navarro tuvo un arranque explosivo en los dos primeros juegos de la pretemporada (se fue de 5-4, con 2 jonrones, 2 sencillos, 2 anotadas, 3 empujadas y un boleto) y es muy posible que Lotte se esfuerce por mantenerlo en sus filas, pero no por eso podrá pasar por alto lo ocurrido. Se verá obligado a imponerle un castigo primero.

 

Además de tristeza por todo lo que está ocurriendo, lo que sentimos es una gran desilusión por la oportunidad perdida. El camarero dominicano, cuyo salario es de 1,2 millones de dólares por campaña, ya estaba encaminado a tener un debut espectacular en el béisbol japonés este año.

 

De haber continuado produciendo como lo hizo en los dos primeros partidos de la pretemporada, se hubiese convertido pronto en una de las máximas estrellas del equipo y es muy posible que se le hubiese ofrecido una extensión de su contrato a mediados de año con un generoso aumento de sueldo, como ocurrió hace no mucho con su compatriota Héctor Luna.

 

Lamentablemente, debido a lo ocurrido, nos encontramos ahora ante un escenario muy distinto. Rezar para que pueda salir ileso de este contratiempo y continuar jugando en Japón en el futuro es casi la única opción que nos queda en este momento.

 

Lotte ofreció hoy lunes una rueda de prensa para disculparse ante sus fanáticos por lo ocurrido y explicar que hablarán con el jugador primero antes de decidir cómo manejar el asunto.

 

El comisionado de la NPB Katsuhiko Kumazaki, quien además es abogado y tuvo una fructífera carrera como fiscal en las cortes japonesas, se abstuvo por su parte de hacer comentarios relacionados al caso ya que todavía se desconocen muchos detalles.

 

Por eso es que insistimos en que el futuro de Navarro está ahora en las manos de la policía japonesa y la investigación que está llevando a cabo. Cualquier penalidad que se le imponga en los próximos días dependerá de los resultados que arroje la misma.

 

En el peor de los casos, el caribeño recibiría sanciones tanto de las autoridades penales como de su club y también de la NPB, lo que se traduciría en su expulsión inmediata del béisbol japonés y una prohibición permanente de regresar al mismo.

 

En el mejor de los escenarios, recibirá una penalidad sólo de su equipo que no por eso dejará de ser severa. Todas las partes quedaron satisfechas con la sanción de 3 meses que Chunichi le impuso a Nelson en 2010, por lo que es probable que Lotte utilice esa misma plantilla para decidir su plan de acción.

 

De cualquier forma, no cabe duda de que el jugador será penalizado. Sólo queda por conocer qué tan grave será esa penalidad.

%d bloggers like this: