TAMPA – El dirigente de los Yankees de Nueva York Joe Girardi afirmó que no sacará una conclusión prematura basada en los alegatos de violencia doméstica en torno a su nuevo cerrador, el cubano Aroldis Chapman.

Chapman se encuentra actualmente bajo investigación de Major League Baseball tras reportes de que agarró a su novia por el cuello durante una fiesta en su casa en Florida el pasado mes de octubre, incidente que fue investigado por la policía y donde no se presentaron cargos.

“Quiero conocerlo como persona antes de hacer una evaluación”, dijo el piloto neoyorquino. “Creo que es lamentable a veces que los jugadores sean etiquetados antes de que llegues a conocerlos. Creo que es importante conocerlo primero”.

Bajo la nueva política de violencia doméstica, la Oficina del Comisionado de Grandes Ligas tiene el derecho a establecer sus propias sanciones, independientemente de que no haya un caso legal en contra de Chapman.

Aun así, los Yankees decidieron adquirir al estelar relevista de 27 años, a quien Girardi destacó le dará el beneficio de la duda.

“El canje se hizo”, continuó Girardi. “Ahora mi trabajo como dirigente es sacar el máximo partido de ellos como jugadores y como personas. Con todos los errores que he cometido en mi vida, nadie me dio la espalda y creo que como líder, tengo una responsabilidad de ayudar a las personas lo más que pueda. No hay una persona perfecta en este mundo; no la hay”.

En cuanto al informe policial del incidente, donde hay reportes conflictivos y pruebas insuficientes que llevaron a que no se presentaran cargos, Girardi indicó que planeaba leerlo.

“Voy a leerlo, pero para mí lo más importante es conocerlo como persona, más allá de un informe”, dijo. “Siempre he pensado que para obtener el máximo rendimiento de un jugador y comprenderlo realmente tienes que llegar a conocerlo y saber lo que tienen dentro de su corazón. No puedo hacer eso con un informe de la policía”.

Varios jugadores de Grandes Ligas se encuentran actualmente bajo investigación de MLB por supuestos incidentes de violencia doméstica, como son los casos del jardinero cubano de los Dodgers de Los Angeles Yasiel Puig, y el torpedero dominicano de los Rockies de Colorado José Reyes, quien, a diferencia de Puig y Chapman, sí fue fichado por la policía.

Y al abordar lo que sería una penalidad justa en casos de violencia doméstica, Girardi se negó a ofrecer una opinión.

“Eso es una decisión del Comisionado. Ese no es mi trabajo. No he revisado el caso. Pero sé que es un problema muy grave y tenemos que tomarlo en serio”, destacó.

“Lo mismo cuando hay una suspensión o no, eso no depende de mí. No tengo toda la información. No tengo un informe de la policía. Yo no estaba allí. Es muy difícil para mí hacer una evaluación así, pero sé que MLB ha hecho un trabajo muy diligente en la investigación”.