October 24, 2020

Pelota Cubana

El mejor sitio de béisbol cubano

La 55 en el ecuador de la segunda fase

image

Autor: Oscar Sánchez Serra 

Si las lluvias permitieran que las subseries que comenzaron ayer completen sus tres desafíos, la 55 Serie Nacional llegaría a la mitad en su segunda fase, aunque a pinareños y matanceros les faltarían dos juegos. Una vez en este punto, la campaña antes de los choques de este miércoles —aunque adeuda calidad— tiene a todos con los pelos de punta, pues seis de los ocho conjuntos cuentan con amplias posibilidades de incluirse entre los cuatro semifinalistas.

Pinar del Río, Matanzas e Industriales estarán atentos a lo que ocurra en el Calixto García, porque si el líder Ciego de Ávila hace valer esa condición pudiera despegar de aquel trío al batallador y entusiasta elenco holguinero que le ha hecho perder el sueño a los aspirantes de más tradición.

Previo a los cotejos de ayer, la temporada, sumando sus dos etapas, exhibía average ofensivo de 283; Industriales es el único por encima de los 300 (319) y por mucho el de más extrabases con 199, liderando los dobles (135) y segundo en cuadrangulares (57), solo superado por los avileños (59). En el pitcheo, lo de Pinar del Río es de otra galaxia; sus 2,97 de carreras limpias permitidas por juego son un referente porque ningún otro seleccionado baja de las tres, agréguele que es al que menos le batean los contrarios, solo 250. Es el cuerpo de lanzadores que menos boletos (163) otorga, único por debajo de 170 y el que más poncha (360) en un certamen en el que los demás no pasan de 330. A todos, menos a los de Vueltabajo le han pegado más de 30 vuela cercas, a ellos 26.

Como ya a mitad de camino de este segmento los profetas empiezan con sus predicciones, me imagino que en todas las que tengan que ver con un espacio en el cuartero a disputar el título estén los más occidentales del país. Si de verdad el pitcheo es el 75 % del éxito, yo no dejaría fuera a los discípulos del debutante mentor Jorge Ricardo Gallardo. Y al margen de lo veleidoso que suele ser el béisbol, si sus bujías Saavedra y Donal Duarte empujan como de costumbre, junto a un villaclareño casi convertido en pinareño como Andy Sarduy, los verdes tienen hasta para disputar el cetro más codiciado del deporte cubano.

Aunque la defensa del campeonato ya rebasó los 970, continúa en deuda. Ahora es de 975 y tiene a Holguín por encima de esa media con 980. Industriales (979) y Ciego de Ávila y Matanzas (975) son los otros que están por arriba del indicador de la lid.

Los avileños de Roger Machado son segundos en pitcheo y ocupan igual posición al bate, parámetros que respaldan y justifican su primer lugar, como si estuvieran tatuados en el sitial de honor de la lid. Aún quedan por escalar más de 21 partidos, pero este es de los elencos que se ha acostumbrado a ser protagonista y al parecer le tiene la medida tomada a las finales.

Y como estamos a mitad de campaña, regresamos con un tema que preocupa ¿cómo jugaremos la próxima temporada? David Ernesto Hernández Tamayo, estudiante de cuarto año de ingeniería informática de la Universidad Oscar Lucero Moya, en la ciudad de Holguín, opina que lo más importante es jugar, y mucho. Su propuesta es un esquema con una amplia cobertura de partidos en diferentes torneos. Plantea tres series nacionales: sub 18, sub 23, y de mayores y de colofón la Liga de Béisbol de Cuba (LBC).

Las tres primeras con un calendario en dos zonas, Occidental y Oriental. Cada equipo efectuaría dos subseries de 3 juegos contra el resto, de martes a domingo. Los dos primeros definirían el campeón de la región en un playoff de cinco desafíos y luego uno final entre los dos titulares, a siete encuentros. Y su LBC, con seis conjuntos completando 42 choques por equipo y primero y segundo dirimirían al mejor de cuatro el campeón. No excluye las series provinciales, que para David Ernesto comenzarían en marzo.

Con el proyecto, la cantidad de peloteros que se quedan sin jugar tras la actual primera fase tendrían la oportunidad de seguir desarrollándose en competencia; como hándicap, es posible que algunos puedan intervenir en más de tres torneos, lo cual puede ser negativo, pues si bien la cantidad de juegos es importante lo es también que los peloteros se desempeñen en sus categorías, sin quemar etapas. Igual a otras, esta también resulta interesante, sobre todo porque cumple con una máxima del deporte revolucionario cubano, la amplia participación que deriva en opción de recreación para un pueblo que respira bolas y strikes.

image

Nota: Al cierre jugaban PRI-IND en juego iniciado a las 9:20 p.m. a causa de la lluvia, con Frank Montieh y Vladimir Baños como lanzadores abridores.

%d bloggers like this: