Pelota Cubana

El mejor sitio de béisbol cubano

Los que dijeron adiós en el 2015

Aunque ya han transcurrido varios días del inicio del año 2016, vale recordar a aquellas figuras del deporte cubano que nos abandonaron físicamente en el 2015, algunas de ellas de rango internacional como el gladiador holguinero Pedro Roque Favier, víctima de un paro respiratorio a la todavía prematura edad de 47 años, el judoca Juan Ferrer Lahera, subcampeón olímpico en Moscú-80 y el pelotero yumurino Orestes Miñoso, quien tuvo una larga vida de 92 años.

Roque fue el primer luchador de estilo grecorromano criollo que se proclamó campeón mundial al imponerse en la división de los 52 kilogramos en la cita del orbe desarrollada en Francia, en 1987, corona que unida al título alcanzado en los Juegos Panamericanos de Indianápolis, pesó en su selección como mejor deportista del año en el país.

minnie miñoso, pelotero de cubaMinnie Miñoso, pelotero cubano que transitó con éxito por las Grandes Ligas: los Indios de Cleveland, Cardenales de San Luis, Senadores de Washington y Medias Blancas de Chicago. (Foto: Internet)

En cuanto a Saturnino Orestes Armas Miñoso Arrieta, o simplemente Minnie Miñoso, es uno de los peloteros cubanos que transitó con mayor éxito por las llamadas Grandes Ligas, en las que compiló 298, en 17 años de actuación con los Indios de Cleveland, Cardenales de San Luis, Senadores de Washington y Medias Blancas de Chicago.

Nacido el 29 de noviembre de 1922 en el matancero municipio de Perico, Miñoso fue el primer pelotero negro latinoamericano en intervenir en las Ligas Mayores, al debutar con los Indios de Cleveland, en 1949 y dos años más tarde, en 1951, junto al venezolano Alfonso Chico Carrasquel compartió el honor de abrir el capítulo de la participación de los latinos en Juego de las Estrellas en ese nivel.

Comenzó su carrera en el béisbol profesional defendiendo la antesala, pero fue en la custodia de los jardines donde alcanzó notoriedad, siendo distinguido en tres oportunidades con el Guante de Oro.

Miñoso y el zurdo Nick Altrock son los únicos jugadores en la historia de la Gran Carpa que actuaron en cinco décadas distintas, hecho que consumó el 4 de octubre de 1980, al salir a empuñar de emergente cuando ya contaba 57 años de edad.

En 1992 intentó convertirse en el primer pelotero en participar en seis décadas en las Grandes Ligas, pero el comisionado Fay Vincent no accedió a la petición. No obstante, el 30 de junio de 1993 con la franela de los Santos de San Paul en la Nothern League, bateó como designado un roletazo a las manos del monticulista japonés Seo Yoghi y entró en la historia como el segundo jugador del béisbol organizado en desempeñarse en seis decenios, hito que ya había logrado Hub Kittle, en 1980.

En el Coloquio Nacional «Museo y Salón de la Fama del Béisbol Cubano: de la utopía a la realidad», celebrado en noviembre del 2014 fue uno de los diez peloteros —cinco de la etapa de 1864 a 1961 e igual cantidad desde 1962 hasta la fecha—, exaltados al Salón de la Fama de la pelota criolla.

Concidentemente el día en que murió Miñoso, el domingo primero de marzo, ocurrió también el deceso del pelotero villaclareño Inocente Miranda Gómez, defensor de la inicial y ocasionalmente intermedista que vistió los uniformes de Azucareros y Las Villas.

A este jugador nacido el 28 de diciembre de 1938 se le recordará siempre por ser protagonista de un hecho bastante raro en nuestros campeonatos nacionales, cuando custodiando el primer cojín de Las Villas, el 11 de marzo de 1969, ¡no sacó outs! contra La Habana.

El béisbol en la Mayor de Las Antillas enluteció también con el fallecimiento de Pedro El Congo Moret, participante en los Juegos Panamericanos de Chicago-1959 y posteriormente destacado entrenador de bateo de los elencos Azucareros, Las Villas y Villa Clara, que mucho influyó en la formación de varias de las más descollantes figuras a la ofensiva en el centro del país, especialmente Lourdes Gourriel Delgado.

Compañero de equipo de Moret en la tercera cita continental igualmente dijo adiós a la vida el patrullero central de Güines, Antonio Ñico Jiménez Casa del Valle, el mejor estafador de bases en la década inicial del béisbol revolucionario y uno de los pioneros de las series nacionales.

Asimismo el deporte de las bolas y los strikes lamentó la muerte del guantanamero Miguel Pilotaje Telémaco, el serpentinero zurdo de Quivicán, Maximiliano Reyes Conde, y Arnaldo Raxach, coach en diversas oportunidades de los equipos que representaron a nuestro archipiélago en la arena internacional.

El 18 de diciembre supimos la triste noticia del fallecimiento del monticulista guanabacoense Gregorio Evelio Hernández López, que lanzó fugazmente para los Senadores de Washington en 1956-1957. Más su mayor hazaña la logró el 24 de mayo de 1953 en el béisbol amateur, al retirar por la vía de los strikes a 22 bateadores del Club Ferroviario de La Habana para romper la primacía establecida por Julio Jiquí Moreno, que ponchó a 21 peloteros del Vedado Tennis Club, el 9 de abril de 1944.

Cuatro días antes, el lunes 14, el softbol sufrió la pérdida del placeteño Carlos Eduardo Fernández Pérez, tal vez el mejor lanzador zurdo del llamado deporte de la bola blanda que ha tenido el país.

Kaki Fernández formó parte de la selección del Verde Caimán que se impuso en tres Juegos Centroamericanos y del Caribe de pegueta (1990, 1993 y 1998) y del plantel que se agenció el metal de bronce en los Juegos Panamericanos de La Habana-91 y Mar del Plata-1995.

Con su deceso en menos de seis meses el softbol villaclareño vio partir definitivamente a dos de sus pilares, pues el 4 de julio último, dejó de existir el sagüero Roberto Pavé López Miranda, integrante de las formaciones criollas que se adueñaron del gallardete en los Centro Caribes de 1990 y 1993 y obtuvieron la preseas de bronces en las porfías del Nuevo Continente de 1987, 1991 y 1995.

El ajedrez resultó otras de las disciplinas que experimentó momentos de luto con la desaparición física del Maestro Internacional pinareño Joaquín Carlos Díaz Díaz (Quinito), participante en tres Olimpiadas Mundiales de Ajedrez y su homólogo cienfueguero Alberto Rafael Barreras García —radicado desde 1993 en Venezuela— así como el Maestro FIDE villaclareño Amaury Corzo Castro.

Corremos el riesgo de que la lista esté incompleta, no por olvido. Es muy difícil abarcar toda la información de este tipo. A veces estas lamentables noticias no llegan a nuestro poder, pero tanto para los mencionados y los que no estén reflejados aquí, sirvan estas líneas de eterno agradecimiento por los tantos momentos de alegría que le proporcionaron a la afición deportiva cubana

%d bloggers like this: