September 23, 2020

Pelota Cubana

El mejor sitio de béisbol cubano

Strike 3: Balance de refuerzos

Publicado en: Strike 3
11 enero 2016 | 20 |

 

Freddy Asiel Álvarez ha sido esencial para Víctor Mesa.

Moré en la 52. Urquiola en la 53. Machado en la 54. Cada uno de los managers triunfadores en las tres últimas Series Nacionales, se ha recostado abiertamente a los servicios de su destacamento de refuerzo. Y este año no apunta a quebrantar la tradición.

Tanto es así, que los equipos con balance positivo en la segunda fase son precisamente aquellos a los que su ‘legión extranjera’ les ha aportado más: Matanzas, Pinar del Río, Ciego de Ávila y Holguín. Justo los que mejor parados salieron –lo escribí desde entonces sobre los tres primeros– en las peticiones del diez de diciembre.

Le propongo un repaso.

Matanzas (10-6)

Lo dije en su momento: esta vez los Cocodrilos sí se apertrecharon de balas. Víctor Mesa -que para mi gusto no había acertado en selecciones previas- ha levantado boga en esta fase gracias a la cooperación de un trío de lanzadores (Freddy Asiel Álvarez, Danny Betancourt y Javier Vázquez) con cinco victorias sin revés. Es más: si la ausencia del recién incorporado Jonder Martínez no ha pesado en las ilusiones yumurinas, se ha debido sobre todas las cosas al diestro de Sierra Morena (3-0, 2.08 PCL), que ha mostrado una cara muy distinta de la que enseñó con el uniforme pinareño la temporada precedente. Atención: no olvidar el desempeño del outfielder mayabequense Alexander Pozo, la gran revelación del campeonato, séptimo de la contienda con average de .358 y dueño de un porcentaje de embasado de .479. Ido Dainer Moreira, VM32 ha encontrado otro hombre proa.

Pinar del Río (10-6)

Los verdes arrancaron lentamente, pero ya regresaron al tren de la victoria. Único plantel que no seleccionó serpentineros, sus elegidos van haciendo mérito bastante para apoyar el trabajo ofensivo de William Saavedra y Donal Duarte, en especial los jardineros Dennis Laza y Yusniel Ibáñez. A las órdenes de Jorge Ricardo Gallardo, Laza ha tomado un ‘segundo aire’ que lo tiene con OPS de .969 y nada menos que 13 impulsadas. ¿Y qué decir de Ibáñez? Casi .600 de slugging son una espléndida carta de recomendación. De momento, la provincia está a la espera de que Lázaro Ramírez recupere las buenas señales emitidas en la clasificatoria (entonces .381 de average, ahora .268).

Ciego de Ávila (11-7)

Hace años que lo vengo repitiendo: Ariel Borrero y Yeniet Pérez pertenecen a esa raza que llaman “peloteros de competencia”. Ninguno de los dos tuvo una primera fase destacada, pero de todos modos Roger Machado los volvió a llamar a filas. Como el año anterior, cuando abrieron el monte para que el Tigre se impusiera. Pues bien, el binomio naranja totaliza 28 remolques y 21 anotadas, con la friolera de 16 extrabases. Fíjese si se crecen: el incombustible Borrero lleva 14 impulsadas en este segmento –logró 17 en toda la preliminar-, y Pérez ya acumula la misma cantidad de jonrones (4) que firmó en la otra etapa.

Holguín (11-7)

La clave del repunte de los Cachorros salta a la vista: el pitcheo abridor le luce bien, y detrás ha tenido a un taponero hermético en José Ángel García, ganador de un encuentro y salvador de cuatro, con efectividad de 1.23 en 14 y dos tercios. Y bate al hombro, el mentor Noelvis González está recibiendo la ayuda inestimable de un zurdo que parecía acabado, Yohandry Urgellés (.367-.458-.433 en esta etapa). La novena despierta esperanzas en su tierra, y lo hará más aún si Reutilio Hurtado y Yunier Mendoza se reencuentran con el swing que los ha consagrado en las Series Nacionales.

Industriales (8-10)

Poco le han aportado a Javier Méndez los pitchers elegidos. Norberto González y Yamichel Pérez, quienes llegaron con la misión de apuntalar un staff abridor destartalado, todavía no han aportado un triunfo en siete aperturas conjuntas, aunque justo es decir que no gozaron de respaldo ofensivo en algunas salidas decorosas. Por su parte, ni Carlos Ramírez ni Jayner Rodríguez han podido cerrar el grifo en los relevos. Convocado de última hora, el siniestro Yuliesky González (7.2 INN, 1.17 PCL, .172 AVE) ha regalado algún destello que pudiera abrirle espacio a corto plazo en la rotación azul, la peor entre los ocho planteles en disputa.

Granma (7-11)

Después de una excelente clasificatoria, la novena ha naufragado sin que Ulfrido García y Dayron Riera hayan podido cooperar desde el montículo: entre ambos, 20 carreras permitidas en 10 innings de faena. Para colmo, Dairon Blanco y Maykel Castellanos no han sido la sombra de lo que fueron antes del cambio de uniformes, con más de 20 puntos de average perdidos en cada caso. A la postre, de los cinco legionarios granmenses, solo Eriel Sánchez (.301-.400-.466) ha conseguido satisfacer las exigencias de Carlos Martí. Incomprensiblemente, los Alazanes jugaban mejor antes de reforzarse.

Isla de la Juventud (7-11)

Definitivamente, los Piratas no parecen tener pólvora para volver a discutir el campeonato. Pedro Agüero, una sólida esperanza desde el box de José Luis Rodríguez Pantoja, se ha desvanecido con par de reveses y bateo adversario de .365. Y la otra gran apuesta del mentor, el jardinero Julio Pablo Martínez, promedia únicamente .169. Así, los esfuerzos del infielder Andrés de la Cruz (.306 AVE) y el derecho José Ramón Rodríguez (1-0, 2.30 PCL) se han perdido en un mar de despropósitos.

Las Tunas (6-12)

Ermidelio Urrutia quiso reforzar su equipo con espirituanos (cuatro en total), y ciertamente le ha salido mal: baste el dato de que los Leñadores han perdido 11 de 12 choques en la carretera. Hasta el momento, dos victorias y cinco fracasos resumen la cosecha del trío de lanzadores convocado: Yankiel Mauri, Aldo Conrado y Yoen Socarrás, único de ellos que no exhibe un promedio de limpias bochornoso. Mientras, la colaboración ofensiva de Orlando Acebey no ha pasado de anecdótica, si bien el santiaguero Edilse Silva -pese a estar por debajo de su producción habitual- ha destacado en materia de carreras fletadas con 14. Del lobo un pelo, pensarán los tuneros. Pero no es suficiente con un pelo, por desgracia.

%d bloggers like this: