September 23, 2020

Pelota Cubana

El mejor sitio de béisbol cubano

Cuatro riesgos asumidos

image

Michel Gorguet ha tenido un año exquisito y es una de las razones por las que Holguín sueña con los play off. Foto: Ricardo López Hevia

Autor: Aliet Arzola Lima 

Dos décadas atrás vi por primera vez un juego de béisbol, y poco tiempo después, hace alrededor de 15 años, me aventuré a predecir quién sería el campeón de la pelota cubana. Tem­porada por temporada mis niveles de efectividad han fluctuado, acertando en los grandes triunfos de la “Aplanadora” santiaguera y el resurgir de Industriales con Rey Vicente Anglada, aunque con múltiples fallos por las continuas decepciones de Villa Clara.

A lo largo de estas campañas me he percatado de que pronosticar es un arte muy arriesgado, sobre todo cuando hablamos del deporte de las bolas y los strikes, donde un juego “lo gana cualquiera”, como reza un popular adagio de los diamantes.

Sin embargo, el ejercicio de la profesión nos obliga a vaticinar resultados. Por ejemplo, al inicio de la primera etapa de la actual contienda, puse a su consideración ocho apuestas tempranas sobre los clasificados, y a la postre, seis de mis opciones avanzaron (quedaron fuera Villa Clara y Sancti Spíritus), mientras Holguín e Isla de la Juventud se colaron “contra” mis pronósticos.

Dicho esto, no voy a ser ahora tan temerario como para predecir el campeón de la presente Serie Nacional, pero sí asumo el riesgo de anunciar cuatro clasificados a la postemporada.

SOLIDEZ EN LA VANGUARDIA

Tras los primeros compases de la ronda élite, Ciego de Ávila, Matanzas, Pinar del Río e Industriales se mantienen en los puestos cimeros, y muchos especialistas han afirmado que, con alguna variación en el orden, entre estas novenas debe estar el monarca.

Comparto la idea parcialmente, porque considero que tres de estos elencos pondrán el pie en el acelerador e impondrán respeto para meterse en la lucha por las medallas. Los Tigres redondearon su nómina con los refuerzos y muchos de sus jugadores tendrán la oportunidad de medirse a un nivel superior en la Serie del Caribe.

Cocodrilos y Vegueros navegan con tranquilidad, amparados en una ofensiva que debe crecer aún más y cuerpos de pitcheo muy bien estructurados, ambos con un as en la rotación, brazos seguros para los distintos roles y un hombre de confianza encargado de las postrimerías.

LA BOMBA: ¡INDUSTRIALES FUERA!

Con este volátil parlamento garantizo aumentar tanto mi lista de amigos como la de enemigos entre la afición beisbolera cubana, pero sostengo que “mi condenado” para bajarse del carro clasificatorio es Industriales.

Defiendo la hipótesis por el inestable pitcheo de los Leones y su extraño bache defensivo (20 errores en 15 juegos), detalles que obligan a su potente ofensiva a producir más de lo habitual.

Hasta el momento los serpentineros azules han permitido 11 jonrones durante la segunda ronda, más que ellos solo Las Tunas (13), sin contar el desafío de anoche, y el staff se encuentra desprovisto de un as que saque la cara en los partidos más duros. De sus tiradores, solo José Pablo Cuesta y Héctor Ponce han respondido con salidas de nivel, mientras de los refuerzos, el mejor ha sido el espirituano Yamichel Pérez.

Del resto, ninguno convence. Los jóvenes talentosos no han logrado dar el salto definitivo y a los más veteranos parece quedarle cada vez menos combustible en el tanque para enfrentar un campeonato en el que, si algo no faltan, son maderos ardientes.

Industriales tiene la ventaja de su buena ubicación, y como todo equipo grande (máximo ganador de nuestra pelota con 12 coronas), puede borrar mi vaticinio si estabiliza sus líneas de juego, algo posible por la calidad y experiencia de sus efectivos.

EL CUARTO INVITADO

Ya vimos en el pasado campeonato a Isla de la Juventud burlarse de todos los pronósticos y clasificar como “eléctrico”, con una línea triunfal que los condujo al subtítulo. No es común que esto suceda dos años consecutivos, y los pineros, pese a su garra y voluntad de lucha, no superan en profundidad al resto de los candidatos.

Guardan también aspiraciones Granma y Las Tunas, pero los Alazanes, sin su receptor titular y el pitcheo haciendo aguas, no parecen en condiciones de repetir su vuelta a la postemporada.

Los Leñadores, por su parte, andan a la espera del despertar ofensivo de Danel Castro, Yordanis Alarcón y sus refuerzos, sin obviar que de los lanzadores solo Ubisney Bermúdez, Yoen Socarrás y Yosbel Alarcón no han sido vapuleados.

Si me preguntan, mi “eléctrico” de la 55 Serie Nacional es Holguín, con la mejor defensa de la segunda ronda y una ofensiva ajustada, que “muerde calla’o”, incluso sin un aporte pleno de productores natos como Yunier Mendoza y Reutilio Hurtado.

Sus lanzadores, sin hacer mucho ruido, devoran entradas en blanco y controlan las ofensivas rivales (fueron quintos en promedio de limpias en la primera etapa), y ahora tienen la ventaja de contar con José Ángel García, un seguro de vida para las postrimerías, tal cual muestra su efectividad inmaculada (0.00) en cinco salidas, con cuatro rescates y promedio oponente de 0.97.

¿Apuesta arriesgada? Sin dudas, Holguín solo se ha colado entre los cuatro grandes dos veces en 38 Series Nacionales disputadas desde su irrupción en 1977, pero llevan dos campañas al hilo clasificando a la ronda élite y pueden perfectamente dar el salto. Pero estas son solo proyecciones, en un par de meses tendremos que sentarnos y ver si mis pronósticos volaron por los aires.

%d bloggers like this: